El alcalde no se irá si no prueban con documentos que es corrupto

  • Torres Hurtado cree que se han vulnerado sus derechos fundamentales si su detención no estaba autorizada judicialmente. Dice sentirse "acosado y enormemente indefenso".

Ya dijo en su primera comparecencia tras la detención del pasado miércoles que pocos saben lo que resiste un hombre de los montes. Y el alcalde de Granada está dispuesto a demostrárselo a su partido. Las reiteradas peticiones para que "dé un paso al lado", no han tenido ningún efecto en José Torres Hurtado que ayer se lo dijo claro al PP: "No pienso dimitir. Si alguien demuestra con papeles que soy un corrupto me iré. Soy una persona responsable. Tengo 69 años pero no estoy aquí amarrado por el dinero ni por el cargo", explicó e alcalde en su segunda comparecencia desde que se produjo su detención, la de la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, y la de otras 14 personas entre funcionarios y empresarios en una supuesta trama de corrupción urbanística que ha sido bautizada con el nombre de operación Nazarí.

El comunicado de la Fiscalía General del Estado, en el que se desmarca de la detención del alcalde y afirma que no está justificado el arresto y el registro de su domicilio ha puesto a pensar a Torres Hurtado que ayer reconocía sentirse "acosado y enormemente indefenso". Si su detención no estaba autorizada judicialmente "se ha cometido un atropello contra mis derechos fundamentales y los del resto de detenidos", manifestó el primer edil, quien denunció ayer que en el auto del juzgado no se dice que se tenga que hacer la detención y "habla de medidas mínimas y discreción". Luego entonces, si la detención no estaba autorizada por el juzgado, ¿quién dio la orden?

Es inevitable unir la pregunta que ayer se hizo el alcalde a otra declaración del miércoles: "Me siento acosado por una trama política". Para curarse en salud, el alcalde empezó diciendo que es posible que exista otro auto del juzgado con la orden judicial que autorizó la operación y que esté dentro del secreto del caso. En este supuesto Torres Hurtado afirmó que no tiene nada que decir mas que acatar las decisiones y abrir las puertas a la justicia y a la Policía.

La experiencia como delegado del Gobierno en Andalucía durante la presidencia de Aznar, le hizo ayer reflexionar a Torres Hurtado sobre quién pudo dar la orden de su detención, y aseguró que el círculo es muy estrecho. Pidiendo perdón previamente por citar a personas que posiblemente nada tengan que ver con esta decisión mencionó al jefe de la unidad en Madrid, al director general de la Policía, algún subdirector, el secretario de Estado o el ministro. "Si no es una orden dada por un juzgado, quiero saber quién ha dado la orden que ha provocado la humillación que yo he tenido que sufrir. No se pueden ustedes imaginar lo que es que te hagan una ficha policial. Yo no soy un delincuente y estoy ahora mismo en la Policía fichado como un delincuente", expresó Torres Hurtado, quien reiteró que irse supondría reconocer que ha hecho algo mal.

Al margen de la detención el alcalde subrayó ayer otras irregularidades como el hecho de que le quitaran su teléfono móvil, o la tableta cuando el auto hablaba expresamente de autorizar copias, no de incautar. "Mi móvil es para mi una herramienta de trabajo. Estoy ahora mismo sin saber ningún teléfono y con el contacto roto con mi hija que está fuera".

También insistió en el hecho de que se haya hecho una imputación genérica de diez delitos de lo más dispares (cohecho, fraude en la contratación, asociación ilícita, prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, estafa, falsedad en documento mercantil, administración desleal y contra la ordenación del territorio). "¿Es que yo he hecho todo esto o he hecho de todo esto un poquito? Está todo lleno de lagunas y generalidades", manifestó, y opinó que su imputación tendría que ser más selectiva.

Como ya hizo el miércoles, declaró estar convencido de su inocencia y aseguró que no tiene culpabilidad ni por acción ni por omisión, "máxime cuando me voy enterando de lo que se está buscando". "Hay una filtración de la UDEF que dice que yo cobraba las 'mordidas' en acciones que tengo en distintas empresas de las que están en la trama. Si a mi me presenta la juez acciones en esas empresas tengo que decir 'me han pillado', pero no hay ninguna demostración que diga contundentemente que diga que yo soy un corrupto", argumentó el alcalde, quien instó a los periodistas y a la UDEF a meterse en el registro mercantil y preguntar "qué acciones tiene Pepe Torres en las empresas españolas".

"No tengo ni una sola acción porque soy una persona que he vivido de una forma muy moderada, vivo de mi sueldo y de unas pequeñas rentas de mi patrimonio y de la pensión de mi mujer -explicó el alcalde- ¿O es que tengo yo apariencias de grandes viajes, barcos, grandes patrimonios hechos en los últimos años?, apuntó. Así que con esa explicación digo claramente que no piensa dimitir. "¿Lo digo más alto?" preguntó a los periodistas para emitir seguidamente un sonoro "NO".

Si ha hecho caso omiso a las peticiones de su partido se podía imaginar el portavoz del PSOE, Paco Cuenca, qué iba a hacer con su ultimátum de 24 horas para que dimitiera. "Paco Cuenca no es nadie para darme plazos a mi", dijo airado e instó a los grupos a que presenten una moción de censura si creen que es lo mejora para la ciudad. "Yo procuro que no haya moción pero es algo que no está en mi mano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios