El padre que dejó a su hijo en un coche mientras iba a un club de intercambio de parejas acepta 6 meses de cárcel

  • Muestra su "absoluto arrepentimiento" y la juez valora el testimonio de la madre, que destacó la "excelente" relación del padre con su hijo y apuntó que es un hecho "puntual, aislado y carente de explicación"

Comentarios 2

El padre que dejó a su hijo de cuatro años en un coche mientras iba a un club de intercambio de parejas ha aceptado una condena de seis meses de prisión por un delito de abandono de menor, y la juez de Dos Hermanas ha decidido suspender la pena por un periodo de dos años, siempre y cuanto el acusado no vuelva a delinquir.

En el juicio rápido celebrado este lunes en el juzgado de Instrucción número 3 de Dos Hermanas, el padre ha reconocido los hechos y ha aceptado una pena de seis meses de cárcel, con la consiguiente rebaja de un tercio sobre los nueve meses de cárcel que había reclamado la Fiscalía.

La sentencia recoge como hechos probados que sobre las 23:30 horas del pasado viernes, 10 de noviembre, el padre, que tenía a su cargo a su hijo de sólo cuatro años, se desplazó a bordo de su vehículo a las inmediaciones de un club ubicado en la urbanización La Motilla, dejando al menor en el interior en la calle Residencial Argos. A continuación, accedió al local, donde “consumió diversas bebidas alcohólicas”, al menos desde las 23;30 horas hasta las 00:50 horas de la madrugada del sábado, cuando fue identificado por una dotación de la Policía que había acudido alertada por la presencia del menor dentro del coche.

La Policía Local recibió una llamada del propietario de un vehículo que alertaba de que un turismo estaba en doble fila y no podía sacar su coche. Los agentes acudieron al lugar, donde comprobaron que el turismo estaba en doble fila y que, además, estaba abierto y en su interior se encontraba un niño de cuatro años "llorando y gritando porque tenía frío".

Al lugar también se desplazó la Policía Nacional, que arropó al menor, mientras contactaron con Tráfico para comprobar que el propietario del coche era un varón de unos 40 años. El conductor y padre del niño fue hallado en el local de intercambio de parejas, donde fue localizado tras haber efectuado un pago con su tarjeta en dicho comercio. Se hallaba en presunto estado de embriaguez, siendo conducido a su coche y detenido por abandono de menores. El arrestado facilitó el teléfono de su pareja y madre del menor, a quien a partir de este momento los agentes le devolvieron al niño.

 La juez considera que los hechos declarados probados son constitutivos de un delito de abandono de menor tipificado en el artículo 230 del Código Penal. Dice la sentencia que dada la conformidad del acusado y la defensa en cuanto al dictado de una sentencia de conformidad con el escrito de acusación, y atendiendo a que las penas no exceden de los límites preceptuados en los artículos 801 y 787 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, procede el dictado de la sentencia, aunque reduciendo en un tercio la pena solicitada por el Ministerio Público.

La juez ha acordado además suspender la ejecución de la sentencia, una medida a la que no se ha opuesto la Fiscalía, y que ha sido acordada por la magistrada, que ha valorado la “carencia de antecedentes penales, su presumible falta de peligrosidad criminal, la actitud depuesta por aquél de absoluto arrepentimiento en cuanto a lo sucedido, las propias manifestaciones de la madre en cuanto al papel de progenitor que ejerce aquél habitualmente, con una excelente relación paterno-filial –hasta el punto de que la misma renuncia al ejercicio de acciones penales y civiles-, siendo un hecho puntual, aislado y carente de explicación, y la propia espera de otro hijo en común, procede acordar la suspensión de dicha pena privativa de libertad por un período de dos años”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios