Alemania liga los fallos del A400M al reparto de contratos por países

  • Critica que en la distribución de la producción pesaran más las "cuotas políticas" que los criterios de calidad

Comentarios 1

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, achacó ayer los fallos que acumula el avión de transporte militar A400M de Airbus al reparto de contratos por cuotas nacionales que se hizo al inicio del proyecto, en lugar de por estrictos criterios de calidad. Von der Leyen explicó que "no se planteó la pregunta de quién podía hacerlo mejor", sino que se establecieron una suerte de cuotas "políticas" para repartir la producción entre proveedores de los países involucrados en el proyecto.

En el programa participan Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo, Turquía y España, donde se realiza el ensamblaje final del A400M, concretamente en la factoría de Airbus en Sevilla.

Von der Leyen abogó por una mayor transparencia y una mayor competencia en los contratos públicos con la industria armamentística, ya que calificó el reparto por cuotas nacionales como "un problema sistémico".

En los últimos años, añadió la ministra, los países implicados han renegociado los contratos y los países han tomado conciencia de que son los "clientes" y de que tienen derecho a exigir a los fabricantes.

Cuando el sector armamentístico estaba menos internacionalizado, dejó entrever Von der Leyen, los fabricantes eran más dependientes de los contratos militares de sus propios gobiernos y se cuidaba esa relación. "La Bundeswehr (ejército alemán) no se puede permitir hacer política. Necesitamos los mejores equipos para nuestros soldados", sentenció.

El A400M, que debía convertirse en uno de los proyectos principales de Airbus y de la industria aeronáutica europea en el ámbito de la defensa, acumula años de retrasos, problemas técnicos y enormes sobrecostes. Alemania, que esperaba recibir este año entre ocho y nueve unidades, se tendrá que conformar con cuatro o cinco, por los problemas que arrastran los motores. De hecho, todos los aviones que ya están operando (son 24) tendrán que pasar por el taller a partir de septiembre para paliar un fallo en la mitad de las cajas reductoras de los propulsores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios