La campana salva a la Bolsa

  • El Íbex 35 se revaloriza un 7,3% desde enero y se despide hasta 2008 sobre los 15.100 puntos · Pese a la progresión, el selectivo experimenta una fuerte desaceleración con respecto a los últimos ejercicios

La Bolsa española ha cerrado su quinto año consecutivo de subidas a pesar de la crisis hipotecaria, el parón en el ladrillo y la incertidumbre sobre el futuro de la economía internacional. A la espera de que se despejen las dudas a lo largo del próximo ejercicio, el Íbex 35 se despide hasta 2008 sobre la cota de los 15.100 puntos y tras subir un 7,3 por ciento, a pesar de acabar la última sesión de 2007 en rojo (-0,48).

No obstante, esta revalorización es un avance discreto si se compara con la de años anteriores y una clara desaceleración después de haber subido en 2006 cerca de un 32 por ciento, un 18 en 2005, un 17 en 2004 y un 28 en 2003. Para 2008 y, según previsiones de 14 brokers recopiladas por Reuters, la banda de estimaciones para el selectivo oscila entre un máximo de 17.600 puntos y un mínimo de 16.200 puntos.

A pesar del optimismo de los inversores que preveían cerrar el año con una subida del 12 por ciento, la senda alcista con la que el indicador empezó el ejercicio se vio truncada el 14 de marzo, cuando apareció la primera víctima de la crisis hipotecaria estadounidense, el banco New Century Financial. El selectivo cayó hasta su mínimo anual, 13.602 puntos, tras ceder en una jornada un 2,72 por ciento.

El aumento de la morosidad en clientes calificados de riesgo que habían contratado las hipotecas subprime derivó en la quiebra de varias entidades que operaban como filiales de los grandes bancos y habían colocado sus activos entre fondos de inversión internacionales, lo que propició la expansión del fenómeno al Viejo Continente y provocó pérdidas colosales en las principales firmas de Wall Street.

La confirmación de que la crisis era más profunda de lo esperado volvió a sorprender a los parqués de todo el globo en pleno agosto, cuando la bolsa española pugnaba por consolidarse sobre los 15.400 puntos. En el batacazo estival, el Íbex volvió a perder todo lo ganado tras caer sobre los 13.600 puntos.

Pero esto no desanimó a los inversores, que lo colocaron de nuevo en el terreno de las ganancias de la mano de Telefónica, Iberdrola, Santander y Acciona. Así, alcanzó su máximo histórico a principios de noviembre sobre los 15.900 puntos. Sin embargo, la crisis volvió a sembrar dudas y, en un sólo mes, diciembre, el indicador volvió a perder más de un 3 por ciento.

En Europa, tan sólo el Dax alemán ha conseguido despegar con una revalorización del 22,29 por ciento, mientras que París y Londres han ganado en el año un 1,54 y un 4,12, respectivamente.

Los principales lastres del selectivo español han sido BBVA, Ferrovial, Banco Popular y Repsol, sin olvidar las inmobiliarias: Colonial, ha liderado las pérdidas con descensos del 62,32 por ciento, Sacyr Vallehermoso ha cedido un 40,89, y Antena 3 y Ferrovial, han caído un 39,97 y 34,93, respectivamente.

Con el sector de las energías renovables de moda, Acciona y Gamesa, que han acumulado alzas del 53,69 y el 53,38 por ciento, respectivamente, han liderado las ganancias este año. Bolsas y Mercados Españoles ha ocupado el tercer puesto (+48,74), mientras que Telefónica también ha sido uno de los motores más importantes del índice (+37,84). Endesa, con una subida del 2,41 por ciento, ha protagonizado la mayor opa de la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios