estallido en el pp | la cúpula nacional decidirá después de la festividad del 2 de mayo

Rajoy busca un candidato "limpio" para menguar la crisis en el PP por Cifuentes

  • Génova se afana para encontrar un candidato de altura con vistas a las elecciones de 2019

  • El ex ministro Margallo propone a su 'enemiga' Sáenz de Santamaría por su "popularidad"

Comentarios 2

Dimisiones, procesos judiciales, políticos encarcelados... El PP vive un tormento desde hace años en la Comunidad de Madrid, pero se mantiene aferrado en el poder y pretende no perder una plaza tan jugosa en las elecciones autonómicas de 2019 a pesar de la crisis desatada con la dimisión de Cristina Cifuentes como presidenta regional. Mariano Rajoy necesita un candidato de altura y ha encargado a Génova que se afane en encontrarlo para sellar la crisis tras la marcha de Cifuentes mientras ha ganado algo de tiempo al echarse para atrás Ciudadanos (C's) para la moción de censura propuesta por el PSOE para llevar a la Puerta del Sol a Ángel Gabilondo.

La cúpula del PP busca un candidato "limpio", según fuentes de los populares consultados por Europa Press, para optar a presidir Madrid y quiere tomarse unos días para acertar en su decisión. En la dirección nacional son conscientes de que están a un año de las elecciones autonómicas y municipales y, por tanto, el partido no puede permitirse ningún nuevo escándalo que pueda sacudir al PP y desbaratar las opciones de conservar el poder regional en esos comicios de 2019.

De ahí que hagan hincapié en la importancia de que el elegido sea una persona impoluta y sin mácula; de hecho, ésa es una de las exigencias que ha trasladado C's al Partido Popular.

Rajoy tiene algunos nombres encima de la mesa, aunque todo apunta a que el aspirante se conocerá previsiblemente después del Dos de mayo, dado que esa fiesta de la Comunidad de Madrid estará presidida por Ángel Garrido, que tomó las riendas del Ejecutivo autonómico de forma interina. En Génova subrayan en público que éste no está "descartado", pero en privado admiten que no es ninguna ventaja su especial vinculación a Cifuentes en un momento en el que, según fuentes del PP, el propio Rajoy ha dicho que ahora se abre "una nueva etapa".

Dentro de esa búsqueda, fuentes del PP sostienen que en Madrid también podría repetirse la vía murciana. Hace poco más de un año, Fernando López-Miras se hizo cargo del Gobierno regional después de que C's amenazara también con una moción de censura tras estrecharse el cerco judicial contra el entonces presidente, Pedro Antonio Sánchez, investigado en la trama Púnica y el caso Auditorio.

En el PP valoran la gestión de López-Miras tanto al frente del Gobierno regional como en el partido y nadie duda de que será el candidato electoral en 2019. En el PP nacional no descartan que esa alternativa pueda trasladarse a Madrid, de forma que el diputado autonómico del Grupo Popular que resulte elegido pueda hacer una buena gestión y convertirse después en el cabeza de cartel.

Sin embargo, otras voces aseguran que el cartel electoral del PP para 2019 no se sienta en la Asamblea de Madrid, sino que es necesario buscar un "peso pesado". En esas apuestas, hay quien sitúa a Soraya Sáenz de Santamaría.

Es el caso del ex titular de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, enemigo acérrimo de la vicepresidenta durante la etapa que compartieron en el gabinete de Rajoy, pero que ayer indicó la idoneidad de Sáenz de Santamaría como candidata porque, a su juicio, ha demostrado ser "una magnífica gestora" y "podría ser un cartel atractivo". Además, subrayó que gobernar una comunidad es una "magnífica credencial" para suceder a Rajoy.

Margallo, en declaraciones a TV3, argumentó que electoralmente "la batalla de Madrid se va a leer en clave española", por lo que "la dirección nacional" "nombrar pronto un candidato con popularidad" y la vicepresidenta es "la número uno en popularidad".

Mientras, en su primera comparecencia como presidente en funciones, Ángel Garrido dijo que Cifuentes "no ha incumplido el código ético" del PP. Asimismo, se definió como "un disciplinado militante", dispuesto a aceptar lo que Rajoy decida sobre su futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios