Zapatero dice que está por confirmar la relación entre ETA y las FARC

  • El presidente del Gobierno pide prudencia a pesar de que el Ejecutivo colombiano da por seguros los contactos entre ambas organizaciones.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, puso hoy en cuarentena la alianza entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ETA. A pesar de que fue el propio Gobierno colombiano el que confirmó que las FARC pidieron a ETA colaboración para atentar en Madrid contra el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, y otras personalidades y funcionarios de su país, Zapatero hizo un llamamiento a la prudencia y no quiso confirmar nada ya que, según señaló, la banda terrorista ETA "suele trabajar en solitario". Pero a pesar de los recelos de Zapatero, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, viajará las próximas semanas a Colombia para investigar lo que calificó como "un caso de terrorismo puro y duro".

Interrogado sobre los datos encontrados en el ordenador del líder guerrillero Raúl Reyes - falleció el pasado 1 de marzo en una operación del Ejército colombiano contra una base del grupo guerrillero establecida en Ecuador- y que, según el Gobierno colombiano confirmaban de forma inequívoca la relación entre ETA y las FARC, Zapatero no se aventuró a afirmar este extremo y prefrió ser prudente. El presidente del Gobierno se limitó a señalar que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Justicia Española "analizarán este dato que ha aparecido" pero que hay que ser "prudentes sobre el alcance de esta información".

"ETA suele ser un grupo que desde hace muchos años tiene una gran desconfianza, en todo lo que hace, y por lo tanto suele trabajar muy en solitario. Esa es la constante", afirmó Zapatero que en todo caso señaló que esto no quiere decir que este contacto entre ETA y las FARC "no pueda haber existido".

Pero en este punto Zapatero, desde Roma donde participó en una cumbre contra el hambre organizada por la FAO, también recordó que "en el periplo de la lucha contra ETA no siempre se han confirmado" todas las informaciones que han surgido en torno a la banda terrorista, por lo que insistió en que lo principal en estos momentos es actuar con prudencia. Para terminar, Zapatero señaló que la colaboración entre los gobiernos de Colombia y España va a ser "plena". 

Pero de momento el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, que ya ha enviado al Gobierno colombiano un decreto de apertura de diligencias en el que le solicita que le remita, a través de una comisión rogatoria urgente, todos los datos incautados en el ordenador de Raúl Reyes sobre posibles vínculos entre ETA y las FARC, prepara su viaje a Colombia. 

Zaragoza se desplazará en las próximas semanas a Colombia al frente de una comisión compuesta por varios miembros del Ministerio Público con objeto de estudiar la documentación. La comisión rogatoria tiene además por objeto investigar la existencia de 'campos de entrenamiento' organizados por las FARC en los que pudieron ser adiestrados miembros de la organización terrorista ETA. 

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional afirmó, en declaraciones a Radio Caracol, que la actividad de ETA y de las FARC constituyen un "caso de terrorismo puro y duro". "Así lo consideramos en España y así lo ha declarado en sus instrumentos jurídicos la Unión Europea", apuntó Zaragoza que también ha enviado otro escrito a la Policía Nacional y a la Guardia Civil en los que les solicita que elaboren un informe exhaustivo en el que se incluyan todos los datos que disponen sobre los posibles intentos de atentado en Madrid contra personalidades colombianas. 

El pasado viernes el ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, afirmó que hace cinco años las FARC pidieron a ETA colaboración para atentar en Madrid contra el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, y otras personalidades y funcionarios del país sudamericano, según los datos encontrados en el ordenador del número dos de la guerrilla.

"La información que tenemos es que en el año 2003 hubo contactos para ver si la ETA podía ayudar a las FARC a atentar contra funcionarios del Gobierno colombiano y específicamente mencionaban a la entonces embajadora Noemí Sandín, al ex presidente Andrés Pastrana, al vicepresidente Francisco Santos, a los ministros que pudiesen pasar por Madrid", afirmó Santos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios