José Aguilar

Miedo frente a miedo

AJavier Arenas le ha entrado miedo a un debate cara a cara con Griñán y ha encontrado pretextos para rehuirlo. No es el miedo cobarde del que se cree inferior, sino el miedo táctico del que se piensa triunfador y sabe que cualquier traspié ante la masa televidente apuntalaría a quien no tiene nada que perder porque parte rezagado de la carrera, que es Griñán. De miedos está bien despachada esta campaña. ¿Qué decir del miedo del partido que lleva treinta años sin bajarse del coche oficial a tener que preguntar cuánto cuesta un billete de autobús? Pero, al final, el resultado de las elecciones lo pueden decidir miedos que anidan al otro lado de la barrera, allí donde se ubican los votantes. Los electores que anhelan el cambio y los fieles a unas siglas pase lo que pase están ya contados. La incógnita está en el colectivo de indecisos que, tal como están las cosas, puede ser decisivo. Un bloque lo componen los que, queriendo el cambio, temen que Arenas traiga unas tijeras complementarias de las de Rajoy. Otro bloque, los que, simpatizando con el socialismo, se asustan de que el PSOE siga con los ERE y comparta gestión con Sánchez Gordillo. El miedo de unos y el miedo de otros miden sus fuerzas el 25-M. Quizás sean más poderosos que la simpatía y la esperanza. Ya es triste. Y Guerrero, en chirona. ¡Qué miedo!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios