editorial

Nuevas fronteras en Europa

CON no pocos problemas entró ayer en vigor el peaje en la autopista A22 del Algarve, aunque previsiblemente no será hasta hoy cuando se comiencen a tramitar las sanciones contra aquellos conductores que no paguen el montante correspondiente. La complejidad del sistema electrónico de pago elegido colapsó durante buena parte de la jornada el único punto de información que las autoridades portuguesas han situado en las inmediaciones del antiguo paso fronterizo y lo mismo ocurrió en las estaciones de servicio donde se venden las tarjetas y dispositivos necesarios para abonar el peaje. A estas lamentables circunstancias de carácter temporal que revelan la precipitación del Gobierno luso en su decisión hay que unir la discriminación que este peaje hace entre los usuarios portugueses y los del resto de nacionalidades, lo que obviamente afecta en mayor medida a los españoles. El decreto 111/2011, publicado en el Diario Oficial de la República Portuguesa el 28 de noviembre, fija que las personas fìsicas o jurídicas con residencia en Portugal podrán beneficiarse de exenciones y bonificaciones en la tarifa, de tal manera que estarán exentos de pago en sus diez primeros viajes al mes, en tanto que tendrán un descuento del 15% para los restantes. Tratándose la A22 de una vía cuya construcción fue sufragada con fondos de la Unión Europea, es del todo oportuna la denuncia anunciada por la Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) contra el Ejecutivo de Passos Coelho, una iniciativa a la que hay que sumar la consulta que la Junta de Andalucía va a realizar ante las autoridades europeas por esta privatización de la A22. Los perjuicios económicos que el peaje ocasionará a buen seguro a los transportistas españoles -pero también a otros sectores como el hotelero, la restauración y el comercio de uno y otro lado del Guadiana- hace necesaria una defensa de sus intereses por parte de las autoridades de nuestro país. Las autopistas que unen España y Portugal sirven para transportar cada año 20 millones de toneladas de mercancías entre ambos países.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios