Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Qué empalago de Real Madrid

Tras la frustración que les supuso la Eurocopa sin Raúl, ahora quieren darle el premio Príncipe de Asturias

CUANDO uno se topa con el papanatismo en estado puro de los hagiógrafos del Real Madrid, uno no tiene más remedio que reconocer que todo eso tiene un pernicioso efecto boomerang. Son todos estos propagandistas del mejor club del Siglo XX sus más eficaces enemigos, pues en sus alabanzas sólo se ve papanatismo en cantidades industriales, casi siempre de forma interesada. Son unas fábricas de antimadridistas, pues ya se sabe que el elogio desmesurado sólo despierta inquina y malos rollos. Tienen al Real Madrid como eje del mundo, nada de lo que ocurre fuera importa y todo es un nauseabundo pelotilleo.

Tras la frustración que supuso para dicho batallón de propagandistas que España ganase la Eurocopa sin Raúl, ahora les ha dado por pedir para él el Príncipe de Asturias. Siempre Raúl en el escaparate y sus goles se cantan como si en vez de numerosos, que lo son, fuesen espectaculares, que no lo son tanto. Fíjese si no lo son tanto, si la mayoría fueron nacidos de su oportunismo indudable, que todavía se apela al que le hizo a Ablanedo en los principios de su exitosa carrera. Pero bueno, lo mismo vale un gol con el culo que de tacón y no cabe la menor duda de que el icono madrileño ha hecho una cantidad de goles que a ver quién es capaz de igualarla.

No tendría nada en contra de la adjudicación del devaluado premio a Raúl, pero sí contra esa campaña pertinaz a favor de algo que huela a madridismo. Es más, siempre me cayó bien el Madrid, pues en mi niñez pocas cosas había en este país tan admirables como el club de Concha Espina, pero sí me cae fatal lo que le rodea, sobre todo por lo empalagosos que son. Más que nada por esos periodistas que no tienen el menor reparo en embutirse en su blanca camiseta para contribuir a que este pobre mundo se mueva al compás que dicte el Madrid para que nada más importe. El Príncipe de Asturias para Raúl, pues bien; a ver qué se les ocurre mañana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios