Provincia

Condenado a cuatro años por intento de homicidio tras un incidente entre perros

  • Uno de los amos golpeó a un animal para impedir que se apareara con el suyo

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años de cárcel a un hombre que intentó matar a otro tras una discusión porque sus respectivos perros se estaban apareando en la calle.

Una sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia, a la que tuvo acceso Efe, relata que el suceso ocurrió sobre las 19:45 del 8 de junio de 2010 en Gerena, cuando la esposa del procesado observó que su perro se estaba apareando con otro y golpeó al animal para intentar que se despegase.

En ese momento apareció Manuel T. N., dueño de uno de los animales, que propinó patadas a ambos perros y consiguió que se separaran, pero pese a ello se entabló una discusión sobre el trato dado a los animales en la que intervino el acusado Víctor C.B., de 38 años.

Ambos hombres se enzarzaron en una discusión con empujones mutuos, que no tuvo mayor gravedad en ese momento aunque Manuel T. N. fue a su casa, tomó una pala y se dirigió al portal del acusado, donde empezó a insultarle, a amenazarle de muerte y llegó a golpearle en la espalda, lo que motivó la apertura de unas diligencias por las que se sigue otro procedimiento penal, en este caso, por lesiones leves.

En ese momento, el procesado se dirigió a su propia vivienda, tomó un cuchillo y se enfrentó a Manuel T. N., que estaba golpeando los cristales de una puerta de su casa. Dice la sentencia que fue en ese instante cuando el acusado apuñaló a su vecino en la zona pectoral "con ánimo de acabar con su vida o bien con desprecio del resultado que pudiera causar con su acción".

La agresión produjo a la víctima una herida torácica que afectó al pulmón, que por su gravedad pudo haberle causado la muerte de no recibir atención inmediata, según declara probado la sentencia de la Audiencia hispalense. El herido tardó en curar 56 días, diez de los cuales requirió su ingreso en un centro hospitalario, y le ha quedado como secuela una cicatriz quirúrgica de dos centímetros, por lo que la sentencia -que se alcanzó de conformidad con el procesado, que aceptó los cargos y la condena- le impone el pago de una indemnización de 6.825 euros.

La Guardia Civil y la Policía Local de Gerena consiguieron detener al acusado, que tiene numerosos antecedentes penales, en su domicilio, aunque se negaba a franquearles la entrada.

Posteriormente, en el transcurso de la operación para detener al acusado, su esposa protagonizó otro incidente con los agentes por el que se sigue otro procedimiento penal aparte, recoge asimismo la sentencia.

El procesado es consumidor desde hace veinte años de sustancias estupefacientes, como heroína y cocaína, y está sometido a tratamiento, por lo que tenía levemente alteradas sus capacidades volitivas en el momento en que se produjeron los hechos, admiten los jueces en su resolución.

Por ello, la sentencia le condena a cuatro años de cárcel por un delito de homicidio en tentativa, en el que aprecia las circunstancias atenuantes de drogadicción y reparación del daño, pues antes del juicio depositó en el juzgado la futura indemnización a la víctima.

Junto a la pena de cárcel impuesta al acusado, el fallo le impone la prohibición de acercarse a menos de 500 metros del domicilio del agredido y comunicar con él por cualquier medio durante un período de diez años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios