La Carrera de la Mujer vendió los dorsales antes de estar autorizada

  • Cabrera acusa a la organizadora de "abusar de la buena fe y voluntad" del Ayuntamiento.

Un policía local informa a las mujeres de la suspensión del evento deportivo Un policía local informa a las mujeres de la suspensión del evento deportivo

Un policía local informa a las mujeres de la suspensión del evento deportivo / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 12
Cabrera, durante la rueda de prensa. Cabrera, durante la rueda de prensa.

Cabrera, durante la rueda de prensa. / Belén Vargas

La organizadora de la Carrera de la Mujer sacó a la venta los dorsales antes de solicitar una autorización al Ayuntamiento para celebrar un evento deportivo en el que iban a participar 14.000 mujeres. Este fue uno de los detalles que reveló este lunes Juan Carlos Cabrera, que culpó a la empresa de realizar un "rosario" de incumplimientos y "abusar de la buena fe y voluntad" del Ayuntamiento.

El concejal de Seguridad y Movilidad detalló que Sportlife (grupo Motorporess-Ibérica) es la "única culpable" de la cancelación de un evento que el gobierno socialista podría haber "suspendido de oficio" al no aportar la organizadora toda la documentación. Tras defender que no se hizo por "buena voluntad", desveló que la empresa renunció a celebrar la carrera cuando se le comunicó que iba a afrontar una sanción administrativa por sus diversos incumplimientos.

El equipo de Juan Espadas propuso a la organizadora que la carrera se celebrase por las calles de la Isla de la Cartuja. No fue posible porque la empresa había comenzado a comercializar los dorsales desde julio sin haber consultado con el Ayuntamiento ni contar con los permisos ni las autorizaciones necesarias, por lo que alegaron que con 14.000 dorsales vendidos en ese nuevo circuito propuesto resultaba inviable. "Pese a las vicisitudes relativas al recorrido, la empresa tuvo más que tiempo para presentar toda la documentación y atenerse a todos los requisitos implícitos en la organización de un evento así".

Cabrera desveló más datos. Los miembros del Ayuntamiento estuvieron en contacto "hasta las 21:00 horas del viernes con los promotores de la carrera", cerrando la jornada dejando claro que el evento carecía de determinados documentos. La carrera cumplía los requisitos en materia de seguridad, pero la empresa no había pagado la tasa por la ocupación de la vía pública en la Plaza de España, el plan de movilidad "estaba incompleto" y no contaba con la autorización pertinente para los camiones movilizados para el traslado de los materiales, entre otras cosas.

El gobierno estudia emprender acciones legales contra la empresa

Dos horas y media antes del comienzo del evento, la Policía Local realizó una serie de comprobaciones previas al comienzo de la prueba y comunicó "por escrito" a los responsables de la organización que dado el incumplimiento de varios "requisitos" en materia administrativa iban a ser sancionados. "Fue la propia organización la que decidió suspender la carrera de manera unilateral y sin avisar, dejando tiradas a 14.000 personas y a la ciudad", criticó el concejal Cabrera. El Ayuntamiento estudia emprender acciones legales contra la empresa organizadora.

La oposición cargó contra el gobierno socialista. Desde el Partido Popular, afirmaron que las 14.000 participantes de la "fracasada" Carrera de la Mujer merecen "una explicación del alcalde una a una". Beltrán Pérez pidió que se tomen medidas y exigió responsabilidades, a la par que se sumó a la propuesta de Ciudadanos para pedir un consejo extraordinario del Instituto Municipal de Deportes (IMD) para que se den explicaciones sobre "este fracaso absoluto". Javier Millán opinó que si la organización del evento no había cumplido "todos los requisitos", el Ayuntamiento debería haber suspendido la carrera con suficiente antelación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios