Sevilla cuenta con 456 puntos de atraque para embarcaciones deportivas

  • El sector cree que hay demanda para cubrir el nuevo puerto deportivo propuesto por la Cámara de Comercio a pesar de las condiciones del Guadalquivir · El Club Náutico, Marina Yachting y Puerto Gelves se reparten la oferta en la provincia

El debate está abierto. La Cámara de Comercio plantea construir un nuevo puerto deportivo en Sevilla en una moción que ya ha sido aprobada por el pleno de la institución para ser trasladado a la Junta de Andalucía y al Consistorio hispalense. El proyecto apenas es una declaración de intenciones, ya que desde la institución cameral se asegura que no existen bocetos ni financiación. Las únicas certezas son las palabras de su presidente, Francisco Herrero, que sugiere su ubicación fuera del canal de Alfonso XIII para evitar interferencias con el puerto de Sevilla.

Sevilla cuenta actualmente con tres puertos deportivos. El Club Náutico y Marina Yachting Sevilla están situados dentro de la dársena portuaria y suman entre los dos unos 300 puntos de atraque. Ambos son concesiones administrativas de la Autoridad Portuaria de Sevilla. La tercera instalación es Puerto Gelves, con capacidad para albergar a 156 embarcaciones atracadas, gestionado por el Ayuntamiento de Gelves a través de una concesión de la Empresa Pública de Puertos de Andalucía (EPPA), dependiente de la Junta.

La cuestión que está sobre la mesa es si existe demanda en Sevilla para una infraestructura de este tipo. El problema es que ni la Empresa Pública de Puertos de Andalucía ni la asociación de puertos deportivos Marinas de Andalucía cuentan con datos ciertos sobre el déficit de puntos de atraque. Fuentes de la EPPA destacaron a este diario que el objetivo de la Junta es llegar hasta 25.000 atraques en 2015. "Nos parece bien la idea de la Cámara pero en Sevilla no tenemos actuaciones previstas porque el Guadalquivir es un canal de navegación gestionado por la Autoridad Portuaria", indicaron.

La opinión del sector es que la generación de oferta atrae a más interesados. "Si hay atraques, hay demanda", aseguró el responsable de marketing y ventas de Marina Yachting Sevilla, Jaime Ysern. "La náutica es un mundo al revés. Uno busca un garaje después de comprar el coche, mientras que las personas que quieren un barco buscan primero el atraque y ya después lo compran dependiendo de lo que hayan encontrado", incidió Ysern, que asegura que sus instalaciones tienen una ocupación media del 80% en invierno y del 100% en Feria y Semana Santa "a pesar del problema que supone la esclusa".

Sobre el papel, la dársena tiene unas condiciones excepcionales como puerto deportivo. "Es agua dulce, por lo que no hay corrosión por la sal, y además no tiene corrientes ni mareas", recalcó Jaime Ysern. Pero también sufre varios inconvenientes. "La esclusa es la principal cortapisa porque tiene unos horarios de apertura rarísimos y se ha dado el caso de gente que se ha tenido que dar la vuelta", indica Ysern.

El Club Náutico tiene además un lastre añadido: el puente de las Delicias, cuya apertura tiene que coordinarse con las horas de menos tráfico. "Pero nosotros entendemos perfectamente que debe abrirse a horas extrañas para causar las menores molestias a los sevillanos", señaló el presidente del Náutico, Eladio García de la Borbolla, que tilda de "extraordinario" el proyecto de la Cámara de Comercio. "Todo lo que sea aprovechar más el río es fantástico porque se podrían hacer muchas más cosas", asegura García de la Borbolla. "Tenemos deportistas que sólo pueden usar el río entre puente y puente y este año hemos tenido que finalizar en Coria nuestro ascenso del Guadalquivir por los problemas de paso de la esclusa", afirma el presidente del Club Náutico, que recuerda que "antes había gente que invernaba aquí y ya no".

Puerto Gelves se libra del peso de la esclusa. A cambio carece de la protección frente al río que suponen las compuertas, una cuestión que incrementa los gastos de mantenimiento por la necesidad de realizar dragados de forma periódica. A pesar de los problemas de colmatación que ha sufrido este invierno, la media de barcos con estancia en las instalaciones ha crecido levemente hasta las 302 embarcaciones frente a los 295 registrados en 2007, según datos del jefe del puerto, Francisco Herrera.

El Consistorio de Gelves presentó además el pasado mes de enero como alegación al Potau un ambicioso proyecto de ampliación para llegar hasta 1.000 atraques tanto en agua como en marina seca que tiene puntos en común con la propuesta de la Cámara de Comercio. La iniciativa se desarrollaría sobre 45 hectáreas frente a los terrenos en los que se ampliará el puerto de Sevilla pero sin afectar al tráfico de mercantes y está siendo estudiada por la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios