Las Urgencias del Macarena se saturan tras recibir a casi 600 pacientes a diario

  • La alta demanda coincide con el cierre del 33% de las camas en el Hospital Universitario · El sindicato de Enfermería Satse denuncia una merma "considerable" en la seguridad y en la atención a los usuarios

Comentarios 21

Las Urgencias del Hospital Virgen Macarena se han desbordado ante el elevado número de pacientes que acuden a este servicio, con picos de hasta 695 casos al día, por el cierre de camas de hospitalización. Esta situación ha provocado una "merma considerable en la atención a los pacientes desde el pasado día 10 de agosto", denunció ayer Reyes Zabala, secretaria provincial del sindicato de Enfermería Satse. Según los datos recabados por esta central, el 33% de las camas disponibles permanecen cerradas en este centro hospitalario, lo que en datos absolutos se traduce en 268 camas y 24 sillones. El problema asistencial radica en que el servicio de Urgencias está recibiendo el mismo número de pacientes que suelen acudir diariamente al hospital y que gira en torno a 577 casos. El pasado 17 de agosto, en este servicio hospitalario se registraron 697 entradas de pacientes; y el 24 de agosto se volvió a repetir este pico, con 695 pacientes atendidos. Ayer, muchos de los pacientes eran personas con problemas respiratorios alarmadas ante la posibilidad de padecer la gripe A.

Zabala advierte que "pese al cierre de las habitaciones, los profesionales siguen atendiendo el mismo volumen de pacientes que el resto del año, lo que provoca que muchos enfermos tengan que permanecer en zonas no habilitadas para ellos". Otro de los puntos del hospital que más problemas genera a las enfermeras es Medicina Interna, donde sólo permanecen abiertas 58 camas de las 148 que existen en el Macarena para esta especialidad.

La falta de camas en determinadas especialidades conlleva que los pacientes estén mezclados en las plantas. Por ejemplo, "una mujer que ha sido intervenida en la pierna por un traumatismo puede verse en la planta de Ginecología", incide Zabala. En un comunicado, el Satse aclaró que la práctica que se lleva a cabo con este tipo de pacientes, denominados ectópicos, "eleva el riesgo de que se presenten elementos adversos para el usuario derivados de las dificultades del personal de enfermería para realizar su labor asistencial en condiciones óptimas de calidad y seguridad". Los problemas para hospitalizar a los pacientes que acuden a las Urgencias y que así lo requieren están alargando de manera considerable la espera de los enfermos en esta zona del hospital. Zabala insistió ayer en que "el principal perjudicado es el enfermo que está viendo una reducción en la calidad asistencial".

Numerosos pacientes consultados ayer en Urgencias confirmaron que llevaban al menos diez horas esperando su hospitalización o un tratamiento definitivo para recibir el alta y, si bien coincidían en el buen trato recibido por el personal, insistían en denunciar la falta de medios para agilizar el servicio.

La secretaria provincial del Satse explicó que los médicos suelen dar el alta a los pacientes por las mañanas, de manera que si una persona acude a Urgencias por la tarde-noche, se puede ver obligada a permanecer durante toda la noche a la espera de una cama. Es por ello que el Satse reclama a los responsables sanitarios que "se abran las camas disponibles en zonas que ya han sido reformadas".

El Hospital Virgen Macarena atiende a una población de 547.460 personas que viven en la zona norte de Sevilla. Este centro se inauguró en 1974 y desde hace nueve años comenzó a ejecutar un plan de modernización de las instalaciones, que se desarrolla en verano. Estas obras son las que motivan el cierre de camas. Durante este año, en el Virgen Macarena se ejecutan obras de renovación de la zona de hospitalización de Medicina Interna, en la octava planta, así como en la unidad de Hemodinámica, Nefrología y Salud Mental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios