Sevilla fc-bayer múnich · la previa

Noches en que todo es posible

  • El sevillismo vive el hito histórico de luchar por una semifinal de Champions ante un superequipo.

  • La magia de Nervión, la llave maestra para los de Montella

  • Lista de 18, con Jesús Navas pero sin Mercado

Montella se dirige a sus jugadores en la charla previa al entrenamiento. Montella se dirige a sus jugadores en la charla previa al entrenamiento.

Montella se dirige a sus jugadores en la charla previa al entrenamiento.

Con ese insaciable afán por explorar Europa hasta su último confín, el Sevilla escribe hoy otra página de oro en una centenaria historia que tiene atónito de un tiempo a esta parte a todo el continente. Y lo hará pase lo que pase, porque convertir en una sola y gran garganta el Sánchez-Pizjuán en una noche de Champions como la que se anuncia hoy es la mejor forma de explicar qué sentimientos es capaz de contagiar el futbolista que tiene la suerte de lucir su escudo en el pecho.

Sevilla-Bayern de Múnich. Punto. No hay que decir nada más. Y ese "de" que precede al nombre de la capital de Baviera al presentar al adversario, aunque parezca un antiquismo, un arcaísmo futbolístico, tiene su intrahistoria. Aún hoy en los corrillos sale solo, como una letanía, en las comparaciones de barras de bar. "A ver si te crees que tal equipo es el Bayern de Múnich...". Para un par de generaciones de españolitos, el Bayern de Múnich, con su "de" bien plantado, fue y hasta sigue siendo el mejor equipo del mundo.

Para los sevillistas es el rival con el que el equipo de una de sus primeras ilusiones jugó en la presentación de Maradona, un evento mundial que el propio Carlos Bilardo no dudó en aprovechar para hacer su particular y rudimentaria publicidad escribiendo "Iberia" en un folio esperando a cambio billetes gratis para Argentina.

Un Sevilla-Bayern de Múnich no se da todos los días, y, muchísimo menos si por medio están en juego unas semifinales de la UEFA Champions League, que es como se llama ahora la Copa de Europa, la Copa de campeones continental que disputó por última vez a estos niveles hace ahora 60 años. Porque eso es para lo que compite esta noche el equipo de Montella, para meterse en una semifinal que daría la mayor gloria conocida a esta entidad que tuvo su génesis, reconocida ya, a finales del siglo XIX.

No hay que ser muy avispado para entender que el Sánchez-Pizjuán tendrá esta noche una magia especial, la que acompaña de vez en cuando a este equipo capaz de lo peor visitando Ipurua, Butarque, Mendizorroza, de desparramarse en la Liga... pero con capacidad para transformarse cuando hay una gran cita en torno a él y muchos focos alumbrando los rostros de sus futbolistas.

Alineaciones Alineaciones

Alineaciones / fotos: josé ángel garcía

Desde luego hoy tendrán que redoblar esfuerzos porque el Bayern de Heynckes es un gigante, el club al que fue el Guardiola más exitoso tras salir del Barça. Una plantilla que sólo recitar el elenco de estrellas que se descalzarán en el vestuario visitante del Sánchez-Pizjuán produce escalofríos a cualquier sevillista.

Lewandowski, Ribery, James, Thiago Alcántara, Müller, Arturo Vidal, Robben, Hummels, Alaba, Javi Martínez... todos pisando la hierba nervionense y, lo mejor, con cierto reparo en el subconsciente con el pensamiento de que el Manchester United no fue capaz de ganar aquí y que hincó la rodilla en su estadio ante este grupo que atiende a las órdenes de Montella.

En el Sevilla la exhibición todavía reciente en la retina del aficionado ante el Barcelona es un argumento más para pensar en que otra hazaña no es imposible. Es verdad que al final llegó el borrón por mucho que Messi estuviera en el campo porque el Sevilla no debió jamás perdonar como perdonó a otro superequipo, pero en el poso queda lo que fue y de lo que es capaz este grupo de futbolistas entre los que -eso sí- no estará Banega por sanción.

Perder a un director de juego así es sin duda el mayor hándicap para este Sevilla que tanto depende del argentino, pero nada es imposible y apelar al espectacular momento que atraviesa Franco Vázquez es otro motivo para ser optimistas, como desear que aparezca otra vez la mejor versión de Jesús Navas, ya sea como lateral o como extremo.

Abril se ha abierto camino en Sevilla y esperan emociones fuertes. Ha llegado la primera y el sevillismo está preparado para aupar a su equipo hacia un sueño más olvidando todas esas cosas que no han gustado en la Liga. El Sánchez-Pizjuán vivirá una de esas noches mágicas en las que todo es posible. Hasta que caiga el Bayern de Múnich.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios