De 'dudosos' a pilares

  • Cuatro hombres que en verano no entraban en la idea inicial de Sampaoli para su once tipo han sido claves en la temporada

  • Sergio Rico, Vitolo, Sarabia e Iborra sumaron muchos puntos

Comentarios 0

No tiene por qué ser un pecado, puesto que una de las virtudes de los buenos entrenadores es adaptarse a los cambios y variar su forma de ver las cosas sobre cualquier aspecto conforme los futbolistas les mandan sensaciones, pero lo que hoy es una realidad es que cuatro profesionales que en verano no entraban en la idea inicial de Jorge Sampaoli han sido fundamentales y decisivos en la temporada. Tanto, que, por ejemplo, dos de ellos son internacionales y fijos en las convocatorias de Julen Lopetegui; a otro se le puede responsabilizar de la suma de al menos 18 puntos con su golpeo a balón parado y en partidos ganados en los minutos finales; y el cuarto, uno de los capitanes, ha sido fundamental en encuentros en los que fue una referencia para el resto, como el derbi en Heliópolis, o en alguna victoria en terrenos complicados, con tres goles en Vigo.

Afortunadamente, la primera opinión del entrenador no se mantuvo en el tiempo, puesto que, de ser así, el Sevilla no tendría muchos de los puntos que hoy suma en su casillero ni estaría peleando por la tercera plaza. También es mérito de los cuatro futbolistas, -Sergio Rico, Vitolo, Sarabia e Iborra- que se han ganado a pulso ser pilares importantes del proyecto cuando en verano, sin ser descartes, figuraban en la casilla de suplentes para el de Casilda.

Empezando por el portero, no hay que olvidar las dudas que se generaron en torno a Sergio Rico prácticamente desde casi su vuelta de la Eurocopa. Sampaoli, por su forma de jugar, exigía un trato especial al balón con los pies y el de Montequinto llegó a plantearse muchas cosas. Perdió el tren de la selección en alguna convocatoria en la que en su lugar fue el ex bético Adrián. El estilo cambió, ya que incluso Sampaoli exigía al portero jugar fuera del área y hasta el club se decidió a traer a un meta en el último día del cierre del mercado. La llegada de Sirigu fue, oficialmente, por una lesión en la mano de David Soria (tres meses), pero en el trasfondo estaba que compitiera con Rico. No hay que recordar la cantidad de puntos que Sergio le ha dado al Sevilla con sus intervenciones. Hoy opta al trofeo Zamora con 35 goles encajados en 30 partidos y figura tercero en el ránking tras Ter Stegen (26/30) y Diego López (30/28).

El sevillismo no lo entendía, pero en los primeros amistosos Vitolo no figuraba entre los titulares casi nunca y Sampaoli desde el primer minuto definió su once. El canario, en cambio, pronto hizo variar de opinión a su técnico y, de hecho, jugó de inicio en el primer partido oficial, dejando muestras de su calidad. Tanto que el interés del Atlético hizo que el Sevilla tuviera que abordar su renovación, anunciada en el primer tramo de Liga. Vitolo, autor de cuatro goles y objeto de varios penaltis clave (como el de la remontada ante Las Palmas en casa), ha sido fundamental en el frente de ataque por su empuje y fuerza en la conducción.

Otro jugador que no le entró desde primera hora por los ojos a Sampaoli fue Sarabia. Su bajo coste (apenas 400.000 euros) y haber sido un fichaje junto a Kiyotake anterior a su llegada le planteó dudas. Pero el madrileño, aparte de jugar en varios puestos, incluso de lateral, ha sido decisivo por su golpeo a balón parado, en córners, faltas (la de Sergio Ramos en propia puerta) o goles salvadores, como en Leganés. 10 tantos en total, 7 de ellos en la Liga.

Por último, Vicente Iborra estaba vendido al Sunderland, pero el cupo de españoles en la lista de la Champions lo retuvo en la plantilla. Sólo una vez fue titular en casa (ante el Betis) y sacó las castañas del fuego no pocas veces. Tres goles en Vigo, y actuaciones estelares desde el banquillo (Las Palmas, Athletic, el último derbi...).

más noticias de SEVILLA FC Ir a la sección Sevilla FC »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios