Alcalá de Guadaíra

Los vecinos del centro sólo pagarán el 50% del impuesto de obras

  • La bonificación propuesta será mayor para edificios protegidos

  • El objetivo es alentar la rehabilitación y reducir el número de viviendas vacías 

Una perspectiva de la zona centro de Alcalá de Guadaíra, a la que afecta la propuesta. Una perspectiva de la zona centro de Alcalá de Guadaíra, a la que afecta la propuesta.

Una perspectiva de la zona centro de Alcalá de Guadaíra, a la que afecta la propuesta. / M. G.

Las ordenanzas fiscales que el gobierno socialista de Alcalá de Guadaíra ha presentado ya al Consejo Económico y Social y negocia con la oposición contemplan la congelación de impuestos y tasas para 2019, incluidos el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el de vehículos, que afectan a un mayor número de contribuyentes. Pero incluyen novedades en materia de bonificaciones. La principal afecta al impuesto de obras para rehabilitación de vivienda en el casco histórico, donde sólo se tendrá que abonar, como máximo, el 50% de la cuota que corresponda.

Según fuentes del equipo de la alcaldesa Ana Isabel Jiménez, el objetivo es alentar la recuperación para uso residencial y comercial del importante parque de viviendas que ahora está en desuso. Son, en su mayoría, inmuebles grandes y con algún grado de protección, donde las intervenciones son costosas, lo que hace que muchas familias opten por invertir en casas en los nuevos barrios en lugar de acometer el arreglo.

La medida es una de las propuestas incluidas en el Plan Director Marco del Casco Histórico que se está ultimando, que se adelanta. Contempla la bonificación del 50% en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obra (ICIO) en todas las intervenciones que se hagan en la zona. La bonificación será del 75% en aquellos edificios con algún grado de protección (fachada, primera crujía...); y del 95% para aquellos que están incluidos en el catálogo para la protección del patrimonio histórico por el interés cultural, artístico y arquitectónico, recogido en el PGOU.

Podrán beneficiarse de la medida todas aquellas viviendas incluidas dentro del ámbito que marca el artículo 336.2 del PGOU, delimitado al norte por la calle Zacatín y que sigue por las calles Barrio Nuevo, Telmo Maqueda, Plaza San Telmo, Lassaleta, Plaza del Comercio, Párroco Juan Otero, Padre Flores, Juan Pérez Díaz, Mairena, Avenida Antonio Mairena, Bailén, San Francisco.

Desde ahí, sigue por el límite de la ciudad con el río Guadaíra hasta la carretera de Sevilla a Alcalá, continuando por las calles Duquesa de Talavera, San José, Gestoso, Plaza de España, Doctor Roquero, Camero, Cancionera, José Zorrilla y Antonio Vives, concluyendo en la calle Zacatín. Se incluyen además las parcelas o viviendas cuya fachada da a esas calles y las de esquina.

La iniciativa entronca también con uno de los objetivos marcados con los fondos Edusi (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado) que se han captado de la UE, para potenciar este mismo centro urbano y la Ribera del Guadaíra como eje cultural, histórico y patrimonial del área metropolitana.

Como novedad, en las ordenanzas, que deben aprobarse en el pleno, se ha incluido además una nueva tasa a las empresas suministradoras (luz, agua, teléfono) por utilización o aprovechamiento del dominio público local, con la que se prevé un ingreso aproximado de unos 150.000 euros anuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios