Tribunales

La Fiscalía pide prisión permanente revisable y 32 años de prisión para el asesino de Laura Luelmo

  • Entiende el fiscal que Bernardo Montoya concurre en el delito de agresión sexual la agravante de género y en el de asesinato la de reincidencia, ya que en 1997 ya fue condenado por otro delito de asesinato y, posteriormente, por amenazas, lesiones o robo.

Bernardo Montoya, el asesino confeso de la joven zamorana de 26 años Laura  Luelmo

Bernardo Montoya, el asesino confeso de la joven zamorana de 26 años Laura Luelmo

La Fiscalía de Huelva ha solicitado 32 años de prisión y prisión permanente revisable para Bernardo Montoya, único acusado por el crimen de la joven zamorana Laura Luemo en El Campillo (Huelva) en diciembre del 2018 y que será juzgado en la Audiencia Provincial onubense la próxima semana.

Según el escrito de acusación, remitido este miércoles a los medios de comunicación por el Ministerio Fiscal, se considera a Montoya responsable de un delito de detención ilegal, por el que le pide 20 años de cárcel; otro de agresión sexual por el que suma otros 12 y un tercero de asesinato que es por el que solicita la prisión permanente revisable.

Entiende el fiscal que concurre en el delito de agresión sexual la agravante de género y en el de asesinato la de reincidencia, ya que en 1997 ya fue condenado por otro delito de asesinato y, posteriormente, por amenazas, lesiones o robo.

Los hechos por los que será juzgado, según el relato de la Fiscalía, tuvieron lugar alrededor de las 17:30 horas del 12 de diciembre del 2018, cuando el acusado abordó a Laura Luelmo al volver a su domicilio de El Campillo, en el que llevaba residiendo desde hacía tres días, tras hacer la compra en un supermercado cercano.

El acusado sorprendió a la víctima y, con ánimo de privar su libertad de movimiento, mientras ella gritaba, la introdujo a la fuerza en su domicilio, sito enfrente de la casa de la joven, y cerró la puerta para que nadie la escuchara ni le prestara auxilio.

Una vez dentro comenzó a propinarle golpes y puñetazos en cabeza y cuerpo, llegando a utilizar un objeto de características similares a un palo, y aprovechó que la víctima estaba "malherida y muy debilitada" por la agresión para atarle las manos a la espalda y taparle la boca con un trozo de cinta adhesiva, quedando imposibilitada de todo tipo defensa.

Seguidamente, el acusado trasladó a la víctima a uno de los dormitorios de su vivienda y aprovechando la situación de indefensión de la joven la violó.

Una vez finalizó, para evitar que se conociera tanto la comisión del delito que acababa de cometer como que él era el autor, con ánimo de acabar con la vida de la víctima, pero "no sin antes someterla a padecimientos innecesarios y un sufrimiento más intenso que el necesario para causarle la muerte", le propinó más golpes, uno de ellos en la cabeza con un objeto contundente.

Sobre las 18:42 horas, Montoya introdujo en el maletero de su vehículo el cuerpo semidesnudo de la joven envuelto en una manta, así como diversos enseres de la misma, para, media hora después llegar y arrojar el cuerpo en una zona de difícil acceso y entre matorrales conocida como "Las Mimbreras".

El cuerpo sin vida de Laura Luelmo fue hallado el 17 de diciembre del 2018, y Montoya fue detenido al día siguiente.

Además de las penas de prisión, entiende el fiscal que Montoya ha de indemnizar en concepto de responsabilidad civil con 300.000 euros a los padres de la joven y en la cantidad de 50.000 euros a cada uno de sus hermanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios