Andalucía

La militancia naranja deja fuera a la presidenta del Parlamento

  • Los críticos barren a los aliados de la dirección andaluza de Ciudadanos en Almería, Granada y Cádiz

Marta Bosquet, presidenta del Parlamento andaluz. Marta Bosquet, presidenta del Parlamento andaluz.

Marta Bosquet, presidenta del Parlamento andaluz. / EP

Marta Bosquet, la presidenta del Parlamento andaluz, es la segunda autoridad institucional de Andalucía. Y, además, formará parte de la dirección de Inés Arrimadas al frente de Ciudadanos si, finalmente, la jerezana gana las elecciones primarias en su partido, tal como se espera. Sin embargo, los militantes de Ciudadanos en Almería han dejado fuera a Bosquet en la elección de compromisarios a la Asamblea General Extraordinaria que celebrará el 14 y 15 de marzo en Madrid. Y no es el único caso andaluz de notables representantes que han sido excluido por las bases.

Las elecciones de compromisarios a esta asamblea -la encargada de renovar la dirección después de la dimisión de Albert Rivera- ha aflorado el malestar interno de una parte de Ciudadanos con la dirección andaluza. En Almería, Cádiz y Granada, las listas alternativas han tumbado a los oficialistas. Y eso que Inés Arrimadas, probable líder nacional de Ciudadanos después de estas primarias, ha incluido a tres dirigentes andaluces en su futura dirección: Juan Marín, vicepresidente de la Junta y dirigente en la comunidad; Marta Bosquet, presidenta de la Cámara, y Javier Imbroda, consejero de Educación. Marín es un aliado natural de Arrimadas, que ha tenido como rival a quien fuese el secretario de Organización con Albert Rivera, Fran Hervías. Pero este catalán de origen granadino ha terminado por dejar la dirección, no va en ninguna de las listas que compiten.

Aparentemente, Juan Marín sale fortalecido, Hervías se va y él sigue en la dirección nacional, pero ello no evita que el malestar aflore en varias provincias. Los críticos, que han sido ganadores en Cádiz, Almería y Granada, sostienen que no están en contra de Inés Arrimadas. No se trataría, por tanto, de un posicionamiento nacional, sino andaluz, aunque estos críticos carecen de un líder reconocible. 

Los militantes de Ciudadanos votan los días 6 y 7 de marzo a los dos candidatos a liderar el partido: Arrimadas y el vallisoletano Francisco Igea. La jerezana tiene asegurada su victoria, ya que la elección de compromisarios a la Asamblea General Extraordinaria ha adelantado una mayoría en torno al 75%. Esta asamblea se celebrará una semana después de la elección, y será entonces cuando se apruebe el programa, la estrategia y la nueva dirección.

En Cádiz han ganado también los críticos con la dirección andaluza, y su única diputada nacional, Carmen Martínez Granados, no ha sido elegido como compromisaria. Tampoco la parlamentaria autonómica Ángela Rodríguez. De los ocho que ha elegido Cádiz, sólo uno está alineado con la dirección en la provincia de la que es Juan Marín y el portavoz parlamentario, Sergio Romero. Ambos, que no mantienen buena sintonía, acuden como compromisarios por ser miembros natos.

En Almería, los críticos han ganado por dos tercios de los votos. También se ha quedado fuera la parlamentaria Mercedes López. El Granada ha ocurrido lo mismo con la lista del alcalde, Luis Salvador, ganadora frente al oficialismo.

Andalucía es una de las comunidades donde Ciudadanos tiene mayor fortaleza, junto a Madrid, Castilla y León y Cataluña, aunque en esta última no participa en el Gobierno autonómico. Juan Marín lideró el partido desde el principio y, tras pactar con Susana Díaz en la pasada legislatura, logró entrar en el Ejecutivo de coalición con cinco consejeros. Algunos sitúan las causas del malestar en una dirección personalista de Juan Marín y sus leales, aunque si fuese así, no se trataría de una peculiaridad de este partido. Lo que sí se ha producido es un vacío de liderazgo tras la dimisión de Rivera, a la vez que Arrimadas aún no ha comenzado a tomar decisiones porque debe pasar por la elección de este fin de semana.

La participación de Ciudadanos en el Gobierno de Juanma Moreno no está acarreando los problemas que tuvo la alianza con el PSOE, pero claramente es el PP quien está sacando partido y quien lidera la proyección del Ejecutivo. De los consejeros en el Gobierno, son Juan Marín y la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, los más visibles, mientras que Rocío Blanco y Rogelio Velasco pasan por ser dirigentes técnicos. Un caso distinto es el de Imbroda, sumergido en la siempre complicada Consejería de Educación.

Ciudadanos no sólo se juega el liderazgo en los próximos meses, sino su propio futuro. En Cataluña, donde surgió el partido y donde Arrimadas ganó las últimas elecciones, fue desplazado al último puesto en los comicios generales, por detrás, incluso, de Vox, del PP y de las CUP. Arrimadas trata ahora de converger con el PP de Casado en varias comunidades, una estrategia de ambos, pero con fuerte contestación interna en ambos casos.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios