Atentados de ETA en 1979 El año de las primeras municipales ETA mató a ochenta personas

  • Una cuarta parte de las víctimas, andaluces

  • Se cumplen 40 años de uno de los atentados más brutales

Municipios en los que nacieron las veinte víctimas mortales andaluzas de ETA en 1979 Municipios en los que nacieron las veinte víctimas mortales andaluzas de ETA en 1979

Municipios en los que nacieron las veinte víctimas mortales andaluzas de ETA en 1979 / Departamento Infografía

Comentarios 1

En 1979 ETA mató a ochenta personas. Veinte eran andaluzas. Año con elecciones generales en marzo, municipales en abril, gobierno en mayo. El 25 de octubre, referéndum del Estatuto Vasco. Hoy se cumplen cuarenta años del atentado en el que pusieron la mira más alta. El 25 de mayo de 1979, cuatro terroristas asesinaron al teniente general del Ejército Luis Gómez Hortigüela, los coroneles Jesús Abalos Jiménez y Agustín Laso Corral y el chófer Luis Gómez Borrego. ETA dejó ese año casi centenar y medio de huérfanos. Henri Parot estaba detrás de algunos de ellos.

La primera víctima de ETA en 1979, el 2 de enero, fue un malagueño de Casarabonela. Francisco Berlanga Robles tenía 26 años, era policía nacional en Pamplona. El 31 de diciembre regresó a Pamplona desde su pueblo. Su joven viuda, madre de tres hijos entre cinco años y nueve meses, se tuvo que poner a trabajar en bares y limpiando casas.

Hortensia González Ruiz, 20 años, gaditana de San Roque, conoció a su novio, Antonio Ramírez Gallardo, 24, de Tarifa, en la casa-cuartel de Ordizia. La noche de Reyes fueron a la discoteca Sunday, en Beasaín (Guipúzcoa). A la salida, en una señal de stop fueron ametrallados.

Una patrulla de tres guardias civiles iba a diario entre Azpeitia y Azcoitia. Cerca del santuario de Loyola, fallecieron Miguel García Poyo, 29 años, zamorano, Francisco Mota Calvo, palentino, y Francisco Gómez, 28 años, de Almería. Casado, tenía dos hijos.

La primera víctima de febrero fue el guardia civil cordobés José Díez Pérez, de 24 años. A César Pinilla Sanz, guardia civil retirado y jefe de la Policía Municipal de Munguía (Vizcaya), ETA lo mató el 12 de febrero. Sus restos los llevan a Gibraleón (Huelva).

Pedro Ruiz Rodríguez, 30 años, de Villardompardo (Jaén) se casó la Navidad de 1978. Policía municipal en Durango (Vizcaya). Lo matan el 28 de abril cuando dirigía el tráfico. Como Daoiz y Velarde. Los dos de 26 años, José Miguel Maestre, de Aroche (Huelva); Antonio Peña Solís, de Válor (Granada). Guardias civiles en Villafranca de Ordizia, el 2 de mayo de 1979 los acribillan.

Antonio Pérez García llevaba treinta años en el País Vasco. Malagueño de Cortes de la Frontera, trabajaba de vigilante en una cementera y en un bar en Lemona (Vizcaya). Padre de tres hijas.

A Francisco Medina Albala, granadino de Almuñécar, 33 años, lo asesinaron el 22 de junio cuando iba en su moto a un edificio de viviendas para la Guardia Civil en Inchaurrondo. El mismo día, cuatro agentes comerciales se vieron envueltos en un fuego cruzado entre terroristas y policías en Basauri (Vizcaya). Una bala acabó con la vida de uno de los comerciales, Diego Alfaro, nacido en Jerez, vivía en Sevilla.

El 28 de julio de 1979 ETA mató a dos policías de 30 años en Bilbao y dos guardias civiles en San Sebastián: Antonio Pastor, palentino, 24 años, y Moisés Cordero López, 51, de Isla Cristina, que fue enterrado en Encinasola, Huelva. Tenía tres hijos.

El 29 de julio ETA colocó tres bombas en el aeropuerto de Barajas y las estaciones de tren de Chamartín y Atocha con el saldo de siete muertos y un centenar largo de heridos. Entre los fallecidos, Juan Luna Azul, 53 años, guardia civil de Jaén.

Las dos primeras víctimas mortales de agosto de 1979 fueron dos jóvenes guardias civiles nacidos en la provincia de Jaén. Juan José Tauste, 26 años, de Villacarrillo, destinado en Éibar (Guipúzcoa), fue asesinado el 4 de agosto. Llevaba mes y medio casado. Una calle de su pueblo lleva su nombre. Antonio Nieves Cañuelo, 23 años, era de Marmolejo, casado, dos hijos.

El 30 de agosto, siete policías de paisano llegaban en tren a Zumárraga de San Sebastián. En el el atentado murió José María Pérez Rodríguez, 25 años, nacido en Gilena, pueblo jornalero de la Sierra Sur de Sevilla. Antonio Mesa Portillo, 42 años, de Rosal de la Frontera, el pueblo de Huelva donde detuvieron al poeta Miguel Hernández, fue desde la jefatura de Policía de Sevilla a la comisaría de policía de Guecho (Vizcaya). Lo mataron el 11 de octubre de 1979.

Fernando Rodríguez Espínola, 53 años, sevillano, llevaba 24 años trabajando en el País Vasco como guarda forestal del Icona. Lo asesinaron el 12 de noviembre. Antonio Alés Martínez, de Cuenca, tenía 19 años. Ángel García Pérez, de Vitigudino (Salamanca), 20. Los mismos que Pedro Sánchez Marfil, de Moreda (Granada). Los tres guardias civiles estaban destinados en el cuartel de Azpeitia. El 28 de noviembre, con la mujer de Pedro, embarazada, entraron en un bar. Cuatro individuos apartaron violentamente a la mujer de Pedro y allí mismo los mataron. Datos recogidos del libro Vidas rotas, de Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey. 80 muertos en el año 79. 77 hombres y tresmujeres: la novia de un guardia civil, la esposa de un policía y una estudiante danesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios