Cherry | Estreno en AppleTV+ Los peores años de nuestras vidas

Tom Holland en el papel de un ex-soldado yonqui en 'Cherry'.

Tom Holland en el papel de un ex-soldado yonqui en 'Cherry'.

Atravesada por el exceso (incluido el de metraje) y el virtuosismo y basada en la novela de Nico Walker, Cherry aspira a actualizar para la generación post-millennial algunos géneros, temas y asuntos de aquel cine norteamericano de los 70 que puso su foco en la guerra de Vietnam y sus secuelas psicológicas entre aquellos que sirvieron como carne de cañón.

Por la cinta de los hermanos Russo, especialistas en blockbusters franquiciados (Capitán América, Vengadores), asoman retazos de Apocalypse Now, La Chaqueta Metálica, El Cazador o El regreso, desde esa voz en off narradora a las escenas de guerra en Irak, del tramo cuartelario filmado en formato cuadrado a esa caída en picado en el mundo de la drogadicción y los robos (en clave de humor negro) que convierten a nuestro enamorado protagonista juvenil (un Tom Holland que consigue desprenderse del disfraz de Spiderman aunque conserve muchos tics de bisoñez) en un outsider capaz de cualquier cosa con tal de pagarse la nueva dosis compartida junto a su no menos joven esposa.

Cherry contiene así tantas películas y géneros como capítulos y puntos y seguido en su narrativa, aunque los Russo tal vez se detienen más de la cuenta en ese tramo yonqui y criminal en el que asoman demasiado las orejas del sensacionalismo y el hedor a podredumbre de diseño. No se les podrá negar el intento de hacer de cada secuencia una pirueta de estilo o una experiencia audiovisual barroca, cámaras lentas, drones, pantallas partidas y arias de ópera mediante, aunque el conjunto se resiente de esa falta de centro y mesura que tal hubiera hecho de esta película un buen retrato contemporáneo sobre el verdadero estrés postraumático, las miserias y peajes del white trash trumpista y ese círculo vicioso de la violencia y la adicción que no suelen tener precisamente final feliz.