cómics

Quince años de 'Invencible'

  • Hay pocos títulos tan excitantes como éste, pero la penúltima sorpresa de Kirkman y compañía fue anunciar que la serie echará el cierre en 2017.

Una imagen de la obra. Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

Quince años, quince, cumple este año Invencible. Su cabecera regular, editada por Image, debutó con fecha de portada de enero de 2003 (les recuerdo que los tebeos estadounidenses salen a la venta un par de meses antes de lo que indica la portada, y que varias cabeceras de la misma casa publicaron un adelanto de la serie a lo largo de 2002). Con quince años de trayectoria, Spiderman, por ejemplo, había pasado ya por las manos de Stan Lee, Steve Ditko, John Romita, Roy Thomas, Gil Kane y Gerry Conway, entre otros, y andaba en la fase final de la intervención de Len Wein y Ross Andru en The Amazing Spider-Man. Claro está que Invencible no ha alcanzado la popularidad del Hombre Araña, pero puede, en cambio, presumir de una fuerte coherencia artística. Durante esta década y media, sus aventuras han sido obra de un solo guionista, Robert Kirkman, mundialmente reconocido por ese otro culebrón que es Los muertos vivientes. Y no solo el apartado literario, también la parte gráfica es excepcionalmente consistente. El dibujante Cory Walker dibujó los primeros siete números y definió el estilo visual; en el octavo aterrizó Ryan Ottley, que se ha mantenido al pie del cañón todos estos años (hasta el regreso del propio Walker para el acto final), conservando la peculiar estética de Invencible.

La larga permanencia del equipo artístico ha garantizado un notable nivel de calidad, y no son pocos los que consideran que este tebeo es uno de los mejores de superhéroes del siglo XXI. Kirkman ha sabido renovar el espíritu del género con su inagotable inventiva (véase la larga nómina de personajes secundarios, héroes y villanos, que enriquecen la serie), su talento para los diálogos, la importancia que concede a las relaciones (amorosas, familiares, de amistad) y una proverbial capacidad para sorprender a los lectores con cambios radicales en el argumento. Violencia y humor son dos elementos esenciales de Invencible, y forman parte de un éxito al que contribuyen decisivamente los estupendos diseños de personajes y los dibujos vibrantes, el ritmo siempre vertiginoso de Walker y Ottley. Les diría que Invencible tiene cuerda para rato, pues hay pocos títulos tan excitantes como este, pero la penúltima sorpresa de Kirkman y compañía fue anunciar que la serie echará el cierre en 2017, antes de que la fórmula se agote. Es una lástima, pero también un ejercicio de honestidad que honra a los padres de la criatura.

En España, las aventuras del joven superhéroe Mark Grayson, hijo del extraterrestre Omni-Man y la terráquea Debbie Grayson, están siendo publicadas con mimo por la editorial Aleta, que ofrece el tebeo, primero, en un formato popular y, luego, en lujosos tomos recopilatorios denominados Ultimate Collection. Estos últimos son una auténtica gozada, por su hechura, su gran tamaño y por la generosa cantidad de extras que contienen. Por el momento, han visto la luz siete (el séptimo llega al número 84 estadounidense). Les aconsejo que se hagan con el primero, verán cómo enseguida se lanzan por el segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios