Planes Todas las actividades que podrás hacer en la Noche en Blanco y sus precios

Cómics

La gema de sangre

Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

Ya van tres gruesos tomos recopilatorios de la colección Marvel Héroes, y todavía queda lo suyo para que se termine el proyecto emprendido por Panini para poner a disposición de los lectores en una edición compacta todo el trabajo del guionista Mark Gruenwald con el Capitán América.

Ya sólo por el peso y longitud del periodo, lo de Gruenwald merece figurar entre las etapas principales del personaje, junto a las de otros escritores como Stan Lee, Steve Englehart o Ed Brubaker (y a estas se pueden sumar momentos más cortos, pero igualmente intensos y definitorios como los números firmados por Jack Kirby en solitario en la década de los setenta, los de Roger Stern y John Byrne en 1980 o las entretenidas páginas de Mark Waid y Ron Garney en los años 90).

Profundo conocedor de la continuidad de Marvel, y curtido en labores de edición, Gruenwald dirigió la orquesta del vengador abanderado entre 1985 y 1995, con un buen número de dibujantes como Paul Neary, Tom Morgan, Ron Lim o Kieron Dwyer, y este último fue, sin duda, uno de los más interesante del lote.

A la altura del tercer volumen, ya han quedado atrás algunos de los argumentos más emblemáticos del guionista, pero todavía le queda mecha para rato. Aquí, el capitán John Walker, que sustituyó a Steve Rogers como Capitán América por decreto gubernamental, se enfunda el traje del USAgente, el Capi original se embarca en una aventura al más puro estilo Indiana Jones (en la saga titulada La búsqueda de la Gema de Sangre, que da título al tomo) y van también los cruces con el evento Actos de Venganza. Son los números 351 a 371 de Captain America, y el 44 de The West Coast Avengers.

En el apartado artístico, como he adelantado, destaca Dwyer, pero también participan los dibujantes Al Milgrom, Mark Bagley, Mark Bright y el antes citado Lim. Es un conjunto entretenido, brillante por momentos, ejemplo perfecto del entramado que tejió, con paciencia, el nunca suficientemente ponderado autor de esa curiosa maxiserie de culto que es Escuadrón Supremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios