CONCIERTO Concierto de AC/DC en Sevilla, todos los detalles

Cómics

La sombra sobre Moore

  • ¡Prepárense, viajeros de lo ignoto, ya que este periplo por las tierras de Nueva Inglaterra y sus secretos, de la mano del genio Alan Moore, no dejarán a nadie indiferente!

Detalle de la ilustración del cómic.

Detalle de la ilustración del cómic.

Hace pocos días, las últimas declaraciones de Alan Moore han vuelto a crear controversia, como casi cada vez que este maestro de los cómics se expresa. Pero la parte más importante, y dolorosa para todos aquellos que seguimos y admiramos su obra, es que definitivamente ha dejado el mundo de los cómics.

Ya nunca más volveremos a disfrutar de sus apasionantes propuestas, muchas de ellas auténticos e innegables clásicos modernos del Noveno Arte, por mucho que el propio creador reniegue de ellos, como el caso de Watchmen.

Ahora tan solo nos queda secarnos las lágrimas y, eso sí, poder disfrutar una y otra vez de la ingente cantidad que, afortunadamente, Alan Moore nos ha legado a los lectores.

Y hete aquí que la casualidad suele suceder, y en el terreno editorial nos llevamos una agradable sorpresa al conocer que Panini Cómics iba a publicar una rotunda edición integral que recogía toda la saga de Providence, una de las últimas obras firmadas por el guionista inglés, acompañado en esta ocasión por el dibujante Jacen Burrows.

Y sí en Cinema Purgatorio cerraba de manera harto irónica su trayectoria en esto de las viñetas, regalándonos un buen puñado de historias que nos trasladan al Hollywood de la edad de oro, donde tras esos fulgurantes neones se ocultaba algo muy, muy oscuro y terrible, en Providence vamos a realizar un inolvidable periplo por tierras norteamericanas y todo el oscuro universo que surgió de la mente de un escritor llamado Howard Phillips Lovecraft.

Personalmente, hace ya muchos años, el sumergirme en los relatos escritos por él supuso un cambio total en mi percepción de lo que era eso que llamaban “horror cósmico”, y fue precisamente en un grueso volumen de bolsillo cuyo título era Los Mitos de Cthulhu.

Al pasar la última página de aquel volumen la pesadilla que aquel grupo de seguidores y coetáneos de Lovecraft quedó marcada en mí como un imborrable tatuaje, que aún hoy permanece, cuando releo algunos de sus relatos.

Es por ello que cuando conocí la noticia en la que se anunciaba que Alan Moore se lanzaba de cabeza a este ominoso universo, me estremecí con una mezcla de pasión y miedo. Y el resultado no ha podido ser más increíblemente satisfactorio ya que, aunque yo había leído ya hace tiempo una historia titulada El patio, creada por el dúo Moore-Burrows hace años, en ningún momento sospeché que tras ella se escondía una especie de prólogo a todo lo que estaba por acontecer, que no era poca cosa…

Tras ésta, en el enorme tomo que la recopila, nos encontramos con una continuación, Neocomicón, en el que una pareja de agentes del FBI deberán aclarar qué le ocurrió a Aldo Sax, el protagonista de El patio, que tuvo una violenta experiencia que lo llevó a ser ingresado en un centro de alta seguridad.

Una pista obtenida gracias a un soplón los llevará a tierras de Nueva Inglaterra, concretamente a Salem, para contactar con el afable propietario de una tienda muy ‘especial’.

Lo que bajo ese lugar ocurre parecerá extraído de una pesadilla sin final…

Pero el verdadero protagonista de esta saga es el joven periodista Robert Black, que en el año 1919, apesadumbrado por la muerte de una persona muy cercana a él, su querida Lily, decide dejarlo todo, su trabajo en el New York Herald, sus amistades más cercanas, todo… Y lanzarse de cabeza a una investigación que lo llevará a lo largo y ancho de Nueva Inglaterra, donde pretende hallar la respuesta a varias incógnitas, como el origen de un misterioso libro, Le sous de monde, que tan solo será el primer peldaño por el que irá descendiendo a una oscura caverna en la que se va a encontrar con infinidad de personajes y situaciones que a todos aquellos que hemos disfrutamos con los relatos de Lovecraft nos van a resultar mucho más que familiares.

Con un Black cada vez más desorientado, que visitará las poblaciones de Manchester, Salem y la propia Providence, se verá perdido en una pesadilla en la que la realidad y el paso del tiempo son algo incontrolable, convertido en el peón de unos hechos que suceden sin que él tenga el poder de controlarlos, pero sin sospechar en ningún momento que tal vez su papel en esta trama sea el más importante, ya que a lo largo de su periplo irá trasladando sus experiencia a un diario que, llegado el momento, dejará leer a cierto escritor, sugiriéndole un buen puñado de argumentos para posibles relatos…

Una vez terminas de leer la última página de este voluminoso cómic, te das cuenta del talento de sus creadores, que han delineado una historia en la que van diseminando pistas, situaciones, personajes que, una vez unidas, dan una historia totalmente redonda, sin fisuras, una maravilla del Noveno Arte, y uno de esos tesoros a los que volveremos una y otra vez para disfrutar del ingenio de su guionista, que realmente nunca se marchará de nuestra vida, el genio de Alan Moore.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios