Desde mi córner
  • Las sensaciones que han dejado los ensayos dan pie a un optimismo ayuno de confianzas

Con otra Eurocopa en el horizonte

PODRÍA haber sido más facilita la Eurocopa para España, pero también más complicada. La selección nacional está mandándonos buenas vibraciones, pero tener que abrir boca con Croacia y después con Italia no es tarea fácil. Después nos llega la perita en dulce de cada grupo con Albania y será para cerrar la primera fase, incluso puede ser decisiva para el futuro esa confrontación con los albaneses, pero no parece probable.

Colisionamos con Croacia el sábado y se trata de un partido que la complicación nos llega por el nivel competitivo del rival. Esa Croacia de Modric está capacitada para amargarle la vida a cualquiera, incluida esa selección nuestra tan joven y con tanto brillo individual. La España de Yamine Lamal en un costado y Nico Williams en el otro da mucho pie al optimismo propio y al temor ajeno. La velocidad en fútbol es un grado y con esas alas se puede volar muy alto.

En la víspera de la despedida del verano nos encontraremos con Italia y eso son palabras mayores. Grande de toda la vida la squadra azzurra llega a esta Eurocopa con el orgullo herido por su reciente ausencia tras aquel penalti que Jorginho mandó a las nubes ante Suiza. Pero Italia es siempre Italia y su peso específico hace que cada vez que la tenemos de frente sea motivo de preocupación a pesar de que los tiempos recientes nos son ciertamente favorables.

Y para rematar la faena, el día de San Juan nos espera Albania y lo más probable es que lleguemos con los deberes encarrilados. No son nadie en el panorama internacional, pero la historia está llena de pleitos en los que David amargó a Goliath. ¿Ganaremos nuestra cuarta Eurocopa? Nadie lo sabe, se juega en Alemania, De la Fuente ha diseñado un grupo que amalgama la juventud con la calidad, las sensaciones son buenas y los ensayos han sido satisfactorios. A ver qué pasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios