Deportes

Grimau, otro que vuela

  • El escolta es seducido por el Bilbao para jugar la Euroliga y desoye la opción cajista.

El Cajasol tiene un goloso presupuesto para convencer a jugadores y que compitan aquí el próximo curso, pero no puede pelear con otros clubes que tienen más dinero en sus arcas y, además, van a participar en alguna competición continental. Aunque todavía no se ha hecho oficial, la web solobasket.com adelantó ayer que Roger Grimau militará en el Bilbao Básket las dos próximas campañas, acuerdo que se anunciará pronto y que hará que vuele otra opción interesante que manejaba el Cajasol para reforzar el perímetro, con el plus añadido de que el escolta cubriría una de las vacantes como jugador de formación, el tema que lleva debatiendo y se debatirá durante semanas en la Liga ACB.

El catalán, que ha sido uno de los estandartes del Barcelona, donde jugó las últimas ocho temporadas y las cuatro más recientes como capitán, trasladará su residencia a la capital vizcaína para unirse a un proyecto que pretende ser ambicioso en su primera presencia en la Euroliga.

Hay muchos jugadores que quieren apurar todas las posibilidades con vistas a cerrar un contrato con un club de la Euroliga o de la Eurocup, un hándicap para el Cajasol, que no ha recibido la invitación pese a su subcampeonato en la segunda competición continental, a la hora de seducir a baloncestistas con miras más altas que competir sólo en la ACB.

Juan Llaneza tenía en su lista de prioridades al veterano y aguerrido catalán para que formara pareja de baile en el puesto de dos con Txemi Urtasun. Por supuesto se valoraba el carácter competitivo de Roger Grimau, su experiencia, su buena actitud defensiva, su predisposición al trabajo y su gran virtud ofensiva, la penetración a canasta. También calibraba la dirección deportiva que con el ex barcelonista y Urtasun ocupando las plazas de escolta, el equipo perdía fuelle en el tiro de tres. El recurso hubiera sido la búsqueda de un alero alto verdaderamente especialista en el lanzamiento de tres. Ya no tendrá por qué ser así después de que Grimau se haya comprometido por dos ejercicios con el Bilbao Básket.

Otros jugadores muy del gusto del Cajasol y que casi que dan por perdidos en el mismo puesto son Brad Oleson y Pau Ribas. Nunca se sabe qué puede suceder en una negociación con el Caja Laboral, pero también está por ver si alguno de los dos estaría dispuesto a venir a Sevilla y ni siquiera poder jugar la Eurocup.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios