tenis| abierto de madrid

Rafa Nadal espera a Thiem en los cuartos

  • El balear se impone a Schwartzman, superando el récord de sets ganados seguidos por McEnroe

Rafael Nadal devuelve la pelota con un golpe de revés a dos manos ante el argentino Diego Schwartzman. Rafael Nadal devuelve la pelota con un golpe de revés a dos manos ante el argentino Diego Schwartzman.

Rafael Nadal devuelve la pelota con un golpe de revés a dos manos ante el argentino Diego Schwartzman. / Kiko Huesca / efe

Rafael Nadal derrotó al argentino Diego Schwartzman (6-3 y 6-4) para colocarse en los cuartos de final del Abierto de Madrid y superar los 49 sets consecutivos ganados por John McEnroe en 1984, récord en la era reciente del tenis, aunque en el caso del estadounidense los obtuvo en la superficie de moqueta.

Más preciso que en el partido anterior contra el francés Gael Monfils, a Nadal le sirvió su poderío desde el fondo de la pista para desbaratar la defensa de El Peque y derrotarlo por quinta vez y segunda este año (antes lo hizo en el Abierto de Australia).

Nadal sólo cedió una vez su saque ante el discípulo de Juan Ignacio Chela, cuando el bonaerense lució suelto, con un poderoso revés paralelo para inquietar al cinco veces ganador de este torneo.

Pero el cuartofinalista del pasado año en el Abierto de Estados Unidos no pudo confirmar ese momento y cedió su saque en el noveno juego de ese parcial ante la tenacidad de Nadal, que confirmó su victoria a continuación en una hora y 44 minutos.

Una vez apartado de su camino Schwartzman, Nadal se medirá en cuartos contra el austriaco Dominic Thiem, al que derrotó en la final del pasado año en la Caja Mágica, y luego después en las semifinales de Roland Garros, y al que hace unas semanas, en los cuartos de Montecarlo, le infligió un duro castigo (6-0 y 6-2).

"Ni siquiera me había entrenado de noche", dijo Nadal después de jugar por primera vez esta semana en la sesión vespertina. "El impacto en tierra es mayor, porque la bola se vuelve más pesada", explicó.

"Todo el mundo tiene que trabajar los puntos contra Schwartzman. Se supera año tras año, es una bala moviéndose y tiene una habilidad para adivinar dónde va la bola. Con una hora y 48 minutos ya se puede decir lo que ha sido el partido", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios