betis energía plus-Valencia básket | la crónica

Al Betis le faltó defender (80-90)

  • El equipo bético cayó ante el Valencia sin perderle la cara al duelo.

Un lance del partido. Un lance del partido.

Un lance del partido. / José Ángel García

Salieron por fin a la cancha los jugadores y habló finalmente el deporte después de unos meses de desasosiego estival. Bienvenida la normalidad que permitió a un casi lleno San Pablo presenciar el debut del Betis Energía Plus frente al Valencia Básket, un equipo ideado para horizontes más elevados que los béticos pese a que llegaba mermado por las bajas a esta primera jornada de la Liga Endesa. El vigente campeón, en cambio, necesitó apurar en la segunda mitad ante un equipo bético que, contra pronóstico, se subió a las barbas de los valencianistas, aunque una cierta pasividad defensiva permitió a los anotadores visitantes lucir con números crecientes sus estadísticas individuales según avanzaban los minutos del encuentro. Causó una buena impresión el equipo bético en el debut liguero teniendo en cuenta el adversario que tocaba y que la plantilla verdiblanca –aún incompleta a la espera de Blake Schilb, un hombre con puntos en las manos que vendrán la mar de bien– está recién confeccionada y apenas entrenada con el margen deseado.  La igualdad fue la nota predominante en el primer cuarto, un parcial que tuvo puntos y pocas faltas. El juego era ágil, rápido. Los ataques superaban a las defensas. Se preveía un intercambio de golpes, el modo más arriesgado para combatirle el choque a un Valencia que cuenta entre sus filas con Green, que acabó con 27 puntos (13 de ellos en el último cuarto). El equipo bético era liderado en ataque por un Anosike que no solamente es una fuerza bruta de la naturaleza, pero qué fuerza. Su pelea con Dubljevic bajo los tableros fue uno de los focos de atención de la contienda. El Betis le plantaba cara al Valencia por momentos: a falta de tres minutos para la finalización de este parcial inicial, los de Alejandro Martínez superaban a los valencianistas con su mayor diferencia (16-12).Anosike castigaba bajo el aro naranja, en la lejanía, sin embargo, era Green el justiciero: el base anotó 10 de los 19 primeros puntos de su equipo en el primer cuarto. Dos triples de Van Rossom al inicio del segundo cuarto fueron el síntoma más claro de que el Valencia no quería bromas y que se ponía definitivamente el mono de trabajo. Pese a todo, del 22-27 se pasó a un 29-27 por obra y muñeca de McGrath y de Anosike, quien seguía manteniendo en la zona una batalla titánica ante su par. Fue entonces cuando aparecieron quienes faltaban por parte rival. El Valencia se encomendó a los Sastre y Rafa Martínez para que ahogaran. El resultado fue un parcial de 0-9 que dejó el marcador en un claro 34-42 al término de la primera mitad. No permitía el equipo verdiblanco que los taronja hicieran lo que suelen hacer con facilidad, es decir, marcharse en el marcador y ejecutar el partido a su gusto. Kelly y Anosike se entendían en el interior para crear y sumar por dentro en tanto que Nelson, con cinco puntos consecutivos, se recomponía de unos discretos minutos anteriores. Unos y otros contrarrestaron así el acierto del tiro exterior valencianista. Decayó la tensión defensiva verdiblanca. Los jugadores del perímetro del Valencia tiraban con relativa comodidad, terminando el choque con más de un 50% de acierto desde la línea de tres puntos (11 aciertos de 21 intentos). Pese a todo, el partido había llegado vivo al último y definitivo cuarto. Los hombres de Alejandro Martínez, visiblemente agotados por el enorme esfuerzo realizado, pretendían las estrellas con su cinco teóricamente suplente. Un parcial en contra hizo regresar a los pesos pesados a la cancha. El partido se decidiría con quienes cobran el salario por ello. Y así fue cómo cayó. A falta de siete minutos, el Valencia ganaba de 12 con un Green en el papel estelar de francotirador. En la zona, Dubljevic le ganaba la partida a Anosike; en el exterior, Sastre y el citado Green barrían tanto en defensa como en ataque. A los jugadores locales les faltaba el aliento para defender cuando más falta hacía. El agotamiento iba haciendo mella en el equipo bético, con menos en el banquillo que el visitante (12 puntos anotaron los suplentes delBetis frente a los 28 valencianistas). Un triple y dos tiros libres de Bongou-Colo, quien lo había intentado muchísimo y se cargó con el peso ofensivo verdiblanco en esos últimos instantes, acercó a nueve puntos la desventaja a falta de menos de dos minutos para el final del choque. Aún había vida. La quinta falta personal de Kelly, poco hecho aún a los contactos y a los arbitrajes en España, e convirtió en la gota que colmaba el vaso de la esperanza para los locales.  Y, mientras, con cada vez más pasillos libres, el Valencia seguía en los suyo: un martillo pilón constante, ya sea desde el perímetro o desde la pintura, que se situaba en la barrera de la decena a falta de sólo un minuto. Ya no había nada que hacer. El campeón hizo de campeón en Sevilla.

Ficha técnica:

80 - Betis Energía Plus (18+16+25+21): McGrath (10), Nelson (7), Boungou-Colo (20), Kelly (12), Anosike (19) -cinco inicial-, Alfonso Sánchez (-), Iván Cruz (-), Uriz (-), Blanco (2), Franch (6) y Golubovic (4).

90 - Valencia Basket (19+23+22+26): Vives (7), Sastre (13), Green (27), Thomas (6), Dubljevic (11) -cinco inicial-, Doornekamp (3), Van Rossom (12), Rafa Martínez (3) y Pleiss (8).

Árbitros: Martín Bertrán, Perea y Zamorano. Eliminaron por cinco faltas personales al local Kelly (m.36) y al visitante Dubljevic (m.38).

Incidencias: Partido de la primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de los Deportes de San Pablo de Sevilla ante 4.649 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios