Economía

Andalucía pierde 9.500 millones de euros al dejar de venir 9,3 millones de turistas extranjeros en 2020

Turistas en Cádiz Turistas en Cádiz

Turistas en Cádiz / Julio González

Los datos a cierre de 2020 confirman el histórico hundimiento del turismo, provocado por las restricciones sanitarias para contener la pandemia. Así, Andalucía recibió 2.704.566 turistas extranjeros durante todo 2020, lo que supone 9,3 millones menos y una caída del 77,5% con respecto a 2019, según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur), difundida ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por su lado, según la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur), el gasto de los turistas extranjeros se situó en 2.877 millones de euros, 9.536 menos que en 2019, un hundimiento del 76%.

Con esta cifra, Andalucía se sitúa como tercera comunidad de destino y en gasto de turistas durante 2020, por detrás de Cataluña y Canarias

En diciembre, Andalucía ha recibido 60.577 turistas una caída del 89,1% respecto al mismo mes del año anterior, lo que la sitúa en cuarta posición como comunidad autónoma de destino y la segunda entre las más turísticas en la que más cae el número de visitantes. Por su parte, el gasto de los turistas se sitúa en ese mes en unos raquíticos 80,6 millones de euros en la región y disminuye un 88%.

Este mal final de año lleva a que la región, pese a estar mejor que la media en verano, registre datos muy similares a los que se dan en el conjunto del país.

Los datos a nivel nacional

España ha perdido casi 65 millones de turistas internacionales y 72.000 millones de euros de ingresos, de forma que sus números vuelven a los años 70 del siglo pasado.

Los estragos de la covid-19 hicieron que en 2020 entraran en España 18,9 millones de turistas extranjeros, la cifra más baja desde 1969 y un 77,3% inferior a los 83,5 millones que llegaron en 2019 (64,6 millones menos).

El gasto que dejaron estos turistas se resintió de igual manera, porque bajó de casi 92.000 millones en 2019 hasta 19.740 millones en 2020, en niveles también de los años 70 del siglo XX.

El práctico parón de la actividad en todo el mundo desde marzo pasado para tratar de frenar la expansión de la covid-19 ha roto una racha de récords consecutivos del turismo extranjero en España, que ha tenido, además, un impacto brutal en el empleo (más de 700.000 personas están afectadas por ERTE o han perdido sus empleos).

Estos "dramáticos" resultados han llevado a la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) a pedir al Gobierno que acelere los procesos de vacunación y que aplique un plan de ayudas directas, por 5.300 millones de euros en los próximos seis meses, para evitar "una sucesión acelerada de quiebras y más destrucción de empleo", ha dicho a Efe su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda.

El año comenzó con tasas de crecimiento sostenido tanto en llegadas como en ingresos, pero a mediados de marzo la declaración del estado de alarma provocó el cataclismo y los dos meses siguientes -con buena parte del mundo confinado y los viajes prohibidos- se saldaron con ceros absolutos.

En junio, julio y mitad de agosto se observó una cierta recuperación, con tasas algo menos negativas, pero la extensión de la segunda ola de la pandemia a partir del otoño produjo caídas en las entradas y en el gasto en el entorno del 90%, que se mantuvieron hasta final de año.

Las dificultades para desplazarse en avión y la relativa mayor facilidad para moverse en coche han hecho que Francia haya saltado de tercer emisor de turistas hacia España al primero, arrebatando este lugar al Reino Unido.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios