Informe de Unicaja

La renta agraria se eleva por encima de los 9.000 millones

  • La mejoría de los precios en casi todos los sectores y la contención de los costes impulsan los ingresos en el sector a niveles no conocidos ni antes de la crisis

Rafael Peral, secretario general de Agricultura; Felisa Becerra, coordinadora del informe; y Sergio Corral, director general de la Fundación Unicaja Rafael Peral, secretario general de Agricultura; Felisa Becerra, coordinadora del informe; y Sergio Corral, director general de la Fundación Unicaja

Rafael Peral, secretario general de Agricultura; Felisa Becerra, coordinadora del informe; y Sergio Corral, director general de la Fundación Unicaja / José Ángel García

La renta agraria en Andalucía alcanzó en 2017 los 9.247,2 millones de euros, un 6,9% más que en el ejercicio anterior, una cifra que supera incluso las registradas en la etapa precrisis. Esto se produce sobre todo por la subida de los precios, un 6,8% en el conjunto del sector frente a un alza contenida, del 1,6%, de los consumos intermedios (equivalente a los costes de producción). Eso hace que el valor añadido bruto se sitúe en 8.860,3 millones de euros. Después de impuestos, amortizaciones y subvenciones (las ayudas europeas suman 1.576 millones), la renta se queda en esos mencionados casi 9250 millones.

Así se puso de manifiesto en Sevilla en la presentación del Informe anual del sector agrario en Andalucía 2017, la 28 edición de un estudio de la Fundación Unicaja que es referencia del sector y que lleva saliendo a la luz desde 1990. En él se puso de manifiesto la fortaleza de la actividad primaria andaluza, que no sólo resistió mejor la crisis sino que se relanza en los años de la recuperación. Prueba de ello es que uno de cada tres euros netos que produce el sector a nivel nacional en términos de renta, el 33,2%, provienen de Andalucía. Esta buena salud, al menos en los números, también se ve reflejada en la ocupación. El empleo aumenta en 17.200 personas (+7%), hasta 263.200, casi un tercio del total en España. Eso, paradójicamente, tiene un efecto negativo: la renta por ocupado se mantiene prácticamente inalterada, e incluso disminuye un 0,1%, hasta situarse en 35.140 euros.

Mucho ha tenido que ver en el avance general, según informaba la coordinadora del informe, Felisa Becerra, el aumento del valor de la producción, motivado por los precios, ya que la cantidad que salió al mercado incluso disminuyó un 1,1%. Se sitúa en 12.399,7 millones de euros, un 5,6% más que en 2016, una cifra tampoco vista en los últimos años y que representa el 25,2% del total nacional. En esta ocasión, casi todas las producciones evolucionan bien: las vegetales se elevan un 5,5% (10.578 millones de euros) y la animal un 6,2% (1.821 millones de euros). El informe destaca que en términos reales hay fuertes incrementos en frutales, cereales, cultivos industriales y vino, y en precios la mejoría es evidente en hortalizas (6,6%), aceituna de mesa (7,3%) y sobre todo aceite de oliva (19,9%). Por provincias, Huelva y Cádiz lideran los incrementos en producción y renta, mientras que Granada es la única provincia que tiene registros negativos.

El informe dedica un apartado a glosar la fortaleza de la industria agroalimentaria andaluza, que representa el 25,7% de la cifra de negocios total del sector en la región y el 24,8% del empleo, con 16.700 millones de euros y 51.000 ocupados, respectivamente. Sin embargo, respecto a la agroindustria española representa el 15,1% de la facturación y el 13,4% del empleo, lo que refleja que el peso andaluz en el sector secundario vinculado a los alimentos es inferior al de la propia actividad agraria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios