Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Economía

La factura de la luz impulsa los precios al alza más de lo esperado

  • El IPC de septiembre se sitúa en el 2,3% anual, una décima por encima de lo anunciado por el INE en su previsión adelantada. Sin el factor energético, la subida es menos de la mitad, el 1%

Torres de alta tensión Torres de alta tensión

Torres de alta tensión / Europa Press

Los precios de la energía, en especial los de la electricidad, tiraron de la inflación en septiembre hasta dejarla en el 2,3%, una décima por encima del mes anterior, pese a la moderación que se registró en alimentos frescos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) revisó una décima al alza el dato que adelantó el pasado 28 de noviembre, con lo que la inflación suma 25 meses consecutivos en positivo, los cinco últimos creciendo por encima del 2%. En la evolución de los precios registrada en septiembre ha influido el comportamiento de los productos energéticos, que se encarecieron el 12%, nueve décimas más que el mes pasado. Los precios de la electricidad, en concreto, subieron el 13,7%, y en menor medida lo hicieron los del gas (2,4 %). Carburantes y lubricantes se elevaron un 12,3%, un alza que sin embargo es menor que la que se produjo en septiembre de 2017.

Por su parte, los precios de la alimentación no elaborada moderaron su ritmo de crecimiento, al 3,7 %, por la desaceleración de los precios de las frutas frescas. Según los datos del INE, una vez eliminados los productos energéticos, la inflación fue del 1% en septiembre, tasa que se situaría en el 0,8% (inflación subyacente) una vez restado el impacto de los alimentos frescos.

Los carburantes marcan en la última semana el nivel más elevado desde octubre de 2014

Además de la energía, impulsaron la inflación de septiembre el mayor aumento del 1,9% de los precios de los hoteles, cafés y restaurantes, por la menor caída de los servicios de alojamiento.

Por el otro lado, trataron de contener la inflación los alimentos y bebidas no alcohólicas, que moderaron tres décimas su incremento hasta el 1,7%, además de por el abaratamiento de las frutas, por el menor incremento de precios de las legumbres y hortalizas, y pese al alza del pescado y marisco y carne.

En cuanto a la evolución mensual, el IPC registró un avance del 0,2%, impulsado por el coste de la ropa y calzado, por el inicio de la temporada de invierno, así como de la electricidad y el gasóleo para calefacción, y de los carburantes y vehículos.

En sentido contrario, influyó el descenso de los precios del transporte de pasajeros, así como del ocio y la cultura, fundamentalmente, por el abaratamiento de los paquetes turísticos. Por otro lado, el precios de la gasolina y del gasóleo han vuelto a subir en la última semana, coincidiendo con el Puente del Pilar, hasta venderse a 1,351 y 1,271 euros el litro, respectivamente, lo que supone un nuevo máximo anual en ambos casos y los valores más elevados desde la semana del 20 de octubre de 2014.

Según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, con estos datos llenar un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta esta semana 74,3 euros y hacerlo con gasóleo, 70 euros, lo que supone un incremento de entre 8 y 9 euros con respecto al mismo periodo del año anterior. Desde comienzos de año, el precio de la gasolina se ha encarecido un 8% y el del gasóleo un 11%, todo ello en un contexto marcado por la subida de los precios del barril de Brent.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios