Economía

La inflación acumula ya seis meses en negativo pero comienza a repuntar

  • El indicador adelantado del IPC armonizado anticipa que en agosto los precios bajan un 0,8%, cuando en julio lo hicieron un 1,4% · Gobierno y expertos prevén que en diciembre ya habrá tasas positivas

72,51

Siguen bajando, pero menos. Según el indicador adelantado del IPC armonizado (IPCA) los precios encadenan ya una racha de bajada de seis meses, lo cual significa, si se confirma el dato, que España habría entrado oficialmente en deflación. Eso sí, cambia la tendencia, y si en julio la caída fue del 1,4%, la mayor de toda la serie histórica, en agosto también ha habido descenso en tasa interanual, pero menor: un -0,8%.

Todo esto supone que, en caso de confirmarse este dato el 11 de septiembre, la inflación aumentaría en seis décimas en agosto con respecto a julio. Es decir, que, a pesar de los seis meses consecutivos de descenso, el fantasma de la deflación sería efímero y, tal y como prevé el Gobierno, España alcanzaría tasas positivas a final de año. Eso sí, sería en todo caso una subida leve, aproximadamente del 1%.

¿Cuál es la clave de este punto de inflexión? Parece claro: la subida del precio del petróleo, que comienza a repuntar tras experimentar una espectacular bajada: de los 150 dólares de mediados de julio de 2008 a los 40 dólares de diciembre. Este mes de agosto ha llegado a estar en 76 dólares, lejos de los máximos históricos del año pasado pero también bastante por encima del mínimo. Ayer mismo, el precio de barril de Brent marcaba los 72,51 dólares.

A pesar del cambio de inflexión registrado en agosto, en los últimos doce meses la inflación ha caído nada menos que 5,7 puntos, desde el 4,9% de agosto del año pasado (ver gráfico). Si tomamos julio de 2008 como referencia, el desplome es aún mayor: nada menos que 6,1 puntos.

El Gobierno cree que estas cifras no son suficientes para que haya un riesgo de que España permanezca en deflación mucho tiempo. Según las previsiones que maneja, el país permanecerá en tasas negativas hasta el final del otoño y ya en los dos últimos meses del año registrará tasas positivas. En esos términos se manifestó ayer el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que explicó que las cifras negativas del último año tienen mucho que ver con el hecho de que en los mismos meses del año anterior se registraran grandes subidas. Por su parte, el comisario europeo para Asuntos Monetarios y Económicos dijo que este decrecimiento de los precios "no nos va a llevar a una deflación", y es consecuencia directa de la debilidad de la demanda y de la comparación con los precios del año pasado, que todavía subían mucho, especialmente los del petróleo y las materias primas.

Esta teoría la hizo Almunia extensible a todos los países de la Unión Europea. Es más, afirmó que Europa tiene que estar más pendiente de la inflación que de la deflación. Dijo, en este sentido, que "no hay que ignorar riesgos de inflación a medio y largo plazo". Y ejemplificó esta tesis en el hecho de que han vuelto a subir los precios en el mercado de las materias primas.

Los expertos coinciden con los políticos. Así, según la experta de Analistas Financieros (AFI) Sara Baliña, el dato del IPCA de agosto no se ha producido tanto "por una recuperación de la inflación subyacente", que dada la demanda nacional se mantendrá "débil", sino que "es fundamentalmente el efecto base de la energía". "La comparativa del precio del petróleo hoy respecto a agosto pasado empieza a ser positiva, y eso se traslada a la partida de productos energéticos y a la inflación general", apuntó a la agencia Efe. Baliña cree que España seguirá en tasas negativas de inflación hasta los últimos meses del año, pero "la inflación general será positiva en diciembre".

En el mismo sentido se manifestó el director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, para quien el repunte de la inflación a partir de verano era "previsible" por razones "meramente estadísticas", ya que en el verano pasado fue cuando empezaron a bajar los precios.

Otra causa es que se está produciendo "una cierta recuperación a nivel internacional" y también que el precio del petróleo afecta "especialmente" a España, ya que "somos muy dependientes". Iranzo prevé un "ligerísimo" aumento de precios en los próximos meses, que, en su opinión, debería ir acompañado de una "clara" moderación salarial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios