Manuel Campo Vidal | Presidente de la Fundación Europea para la Innovación INTEC "La España urbana se ha dado cuenta del valor del mundo rural"

Manuel Campo Vidal, Presidente de la Fundación Europea para la Innovación INTEC. Manuel Campo Vidal, Presidente de la Fundación Europea para la Innovación INTEC.

Manuel Campo Vidal, Presidente de la Fundación Europea para la Innovación INTEC. / R. D.

–¿Qué puede avanzar sobre sus últimos trabajos?

–Coincide estos días que aparece un documental que se llama Cultivo Talento, que emitirán varias televisiones autonómicas y locales, sobre emprendedores en el mundo rural. Y también aparece ahora mi libro La España Despoblada, que es una crónica sobre la emigración, el abandono y la esperanza en el mundo rural.

–El mundo rural, ¿está recobrando valor?

–Creo que en el mundo rural hay una oportunidad después de la pandemia para repoblar y para encontrar una vida más segura y eficaz; siempre que haya mejores telecomunicaciones, infraestructuras y ayudas, por ejemplo, para la distribución de productos.

–¿Qué veremos en el documental?

–A personas capaces de crear una ginebra o bebidas en Sanlúcar de Barrameda, con mucha originalidad; o cómo en el centro del Bajo Aragón, en Teruel, hay un pueblo de 800 habitantes, con 10 tiendas de correo electrónico que venden a todo el mundo juegos de mesas, alfafa, y otras cosas.

–Crisis ¿una oportunidad?

–Hay un resurgir de la España despoblada y creo que hay que aprovechar este momento. Con la crisis la España urbana se ha dado cuenta que el mundo rural es un valor seguro también para las ciudades. En ningún momento se ha cortado la cadena alimentaria. Y esto hay que agradecérselo; por supuesto al heroísmo de los sanitarios durante la pandemia; pero también al trabajo constante de ganaderos, agricultores... de la industria agroalimentaria, tan importante además en Andalucía.

–Son servicios esenciales.

–Creo detectar una mirada de agradecimiento de la España urbana al mundo rural porque nos está ayudando, a las ciudades, a combatir y a mantenernos vivos en esta crisis.

–Como analista, ¿qué errores se han cometido en la pandemia?

–Esta crisis ha marcado un máximo de distancia entre la política profesional y el mundo real. Los médicos se quejan y dicen en su manifiesto: “Ustedes mandan, pero no saben”. Sentimos que muchas veces ha habido más marketing político que soluciones eficaces. Creo que a este país le conviene que la política, la ciencia y los ciudadanos toquemos la misma partitura porque desafinar tanto, en momentos críticos, trae graves consecuencias.

–¿Hacia dónde cree que deben centrarse los esfuerzos, tanto en el mundo público como privado?

–Lo principal es contener la pandemia, con la desgraciadamente vamos a convivir durante largo tiempo, para poder ir recuperando la economía. Hay que poner el foco en un mayor apoyo a la sanidad, y a la prevención. Mayor educación de salud pública para la ciudadanía y apoyo a las empresas para poder mantener los puestos de trabajo.

–Para sobrevivir, el papel de la tecnología es esencial, ¿qué opina?

–La tecnología es la gran novedad en el mundo rural. Sirve para controlar los riesgos desde el móvil; para tener internet, aunque sea por satélite. Para poder hacer radiografías a un paciente desde el dispensario comarcal sin que tenga que viajar a la capital; y sirve para teletrabajar y ayudar a la descongestión de las ciudades, entre muchas otras cosas. Invertir en tecnología aplicada al mundo rural es revitalizar una España debilitada por la emigración, pero que tiene sentido y que no quiere agonizar.

–Ante el paro galopante, ¿qué medidas pueden burlar el precipicio especialmente para los jóvenes?

–Es el momento de los emprendedores. De los que quieran estudiar materias como la economía verde, que va a ser un nicho de empleabilidad. Ya que la vida nos saca del carril previsto, aprovechemos para intentar otras vías de creación de empleo siempre con apoyo, a ser posible, de la administración. Hay una crisis sanitaria a la que sigue una crisis económica, pero también hay una crisis de valores. Es necesario reinventar.

–Vivimos en un punto de inflexión

.–La fotografía del modelo productivo de España a la salida de esta crisis tiene que haberse movido. Con más de lo mismo no lo vamos a resolver.

–¿Cuáles son los campos con más oportunidades?

–Hemos visto regiones que amortiguaban el verano gracias al turismo rural y cultural. Tenemos un país extraordinario. Muchos han redescubierto su provincia.

–Y, ¿más allá del sector servicios?

–Hay muchas cosas del comercio electrónico que se pueden hacer y que nos lo muestran emprendedores de toda España. El comercio electrónico se puede poner en marcha desde una ciudad, o un pueblo. Es enormemente interesante. Y la formación va a ser distinta a lo que hemos conocido. Hay una serie de materias personales, no solamente regladas, que a la población le interesa mirar.

–¿Otras miradas?

–La crisis nos ha dado tiempo para pensar y para reflexionar; y preguntarnos si no vivíamos con un exceso de gasto; y con un exceso de hiperactividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios