Alberto González Troyano. Profesor de Literatura y escritor "Ortega fue el que redondeó una teoría sobre Andalucía"

Alberto González Troyano Alberto González Troyano

Alberto González Troyano / Antonio Pizarro

"Andalucía es una de las más adorables residencias que la voluptuosidad haya elegido sobre la tierra". La frase es de Stendhal, con lo que el síndrome con su apellido que vale para Florencia también serviría para esta tierra. La cita la incluye Alberto González Troyano (Algeciras, 1940) en su libro La cara oscura de la imagen de Andalucía (Centro de Estudios Andaluces), que este miércoles presenta en La Casa de la Provincia de Sevilla (19:00). Libro que con un arsenal literario rastrea el origen de los tópicos, prejuicios y estereotipos andaluces.

-¿La clave del tópico son los toros y el flamenco?

-Son dos imágenes que tienen su origen en la aristocracia, pero surge una nueva burguesía que está dispuesta a pagar por ello y empresarios que cobran.

-Távora invierte socialmente esos símbolos...

-Ahí subyace la figura del señorito andaluz, un personaje fundamental.

-Cernuda dice del andaluz que es "fuego con nieve", "amor con odio"...

-En otro texto se pregunta Cernuda por qué a los andaluces les gusta tanto disfrazarse de andaluces.

-¿Colaboran los andaluces en los estereotipos?

-Aunque la simplificación siempre es interesada, sería inviable si los propios andaluces no se prestaran.

-¿La Andalucía del PER y la de Vox son estereotipos contradictorios?

-El tópico siempre tiene una parte de verdad. En Andalucía históricamente existió una dualidad social que a finales del XIX cristalizó en una Andalucía negra, hambrienta. Tiempos de la Mano Negra.

-¿Por qué Ortega y Gasset es el que más aparece en su bibliografía?

-Porque, aunque no se esté de acuerdo con él, es el que más ha redondeado una teoría de Andalucía. La formuló en artículos de periódico, en conceptos como el ideal vegetativo andaluz.

-El turismo, pulmón económico de la región, ¿viene en busca de los tópicos?

-El turista, el viajero busca lo que no encuentra en su país, su ciudad. Nadie va a ver lo que tiene. Desde ese punto de vista, Andalucía es una invención.

-¿Qué hizo Blanco White?

-Fue el único que en sus Cartas de España intenta incorporar las tradiciones de la tierra a una vida más moderna. Lástima que se nos fuera y que lo escribiera en inglés.

-"Cada país tiene su sur". Susan Sontag hablando de Nápoles suena a canción de Raffaella Carrá.

-El paralelismo con Italia es muy enriquecedor. Compartimos el hedonismo, el disfrute de la vida.

-La tragedia del accidente que le costó la vida a cinco trabajadores de Las Cabezas desmontó el tópico del subsidio y la indolencia...

-Lo importante es que la gente cree y se crea la imagen nueva de Andalucía que suscite otra mirada.

-¿Sacude a Andalucía una leyenda negra como las del libro de Roca Barea?

-Desde el punto de vista político, no hay muchas. el siglo XIX, ya lo dijo Ortega, está lleno de grandes políticos andaluces, desde Cánovas a Narváez. Lo que ocurre es que siempre hubo una mirada hacia atrás y una aristocracia poco competitiva y nada cortesana, que prefería tener su Corte en sus cortijos. El señorito crea una cultura fascinante pero al mismo tiempo se anquilosa y petrifica.

-¿Los tópicos son fósiles?

-Por eso hablo en el libro de arqueología. Cuesta muchos años borrar los efectos de un tópico.

-¿Dónde se forma esa cantera de políticos?

-En las Cortes de Cádiz.

-¿Fernando Villalón, poeta del 27 y ganadero, es paradigma de esa imagen?

-Sin duda. Se arruina buscando una nueva ganadería, mientras que su hermano Jerónimo se preocupa de un modelo de campo más productivo.

-Isidoro Moreno es marxista y cofrade; Carlos Cano, cantautor antifranquista y defendió la copla.

-La ambivalencia es consustancial a Andalucía.

-No aparece el Manual para viajeros por Andalucía de Richard Ford.

-Richard Ford y Merimée más que viajeros son hispanistas, casi los primeros antropólogos. No es como Alejandro Dumas, que vino en una diligencia pagada por una gran revista para contar más que lo que ve lo que quieren leer sus lectores de París.

-¿El cambio político traerá un cambio de imagen?

-No sé si tienen una idea de Andalucía.

-¿El Carnaval es una transgresión?

-Franco lo prohibió. A la muerte del dictador, la fiesta volvió a la calle y ahora está en el teatro. El problema en Andalucía es que todo lo convertimos en espectáculo, hay que aplaudir, más espectadores que protagonistas.

-¿Lo más luminoso de esta cara oscura?

-Por el casticismo, el plebeyismo, el protagonismo ha sido del torero, del gitano, del contrabandista. Hemos convertido en héroes a personajes marginales que en Europa han desaparecido.

-¿Funciona el estereotipo en una tierra con dos Nobel de Literatura?

-En el norte trabajan todo el año y aquí hay Semana Santa, Feria y Rocío. Es lo que a ellos les gustaría, pero como no pueden, lo denigran.

-¿El 28-F fue un antídoto contra esa distorsión?

-Andalucía carece de articulación. Todavía funciona con reinos de taifas. Los intelectuales de Sevilla no se relacionan con los de Granada ni éstos con los de Málaga. No se ha hecho una verdadera política de cohesión más allá de hacer carreteras y trenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios