España

Los partidos reprochan a Casado que se esconda en el pasado frente a Bárcenas

  • Maroto afirma que el PP tiene "tolerancia cero" con la corrupción y que "el que la hace, debe pagarla"

  • PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos y ERC piden que los populares no miren hacia otro lado ante las revelaciones "apabullantes" de su ex tesorero

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante su visita este jueves la Granja Vilalta, en la provincia de Lérida. El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante su visita este jueves la Granja Vilalta, en la provincia de Lérida.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante su visita este jueves la Granja Vilalta, en la provincia de Lérida. / David Mudarra (EFE)

Los principales partidos han reprochado este jueves que el PP de Pablo Casado se esconda en el pasado para no responder a las acusaciones del ex tesorero Luis Bárcenas, que ha dicho que el PP tuvo una caja B durante casi tres décadas y que el ex presidente Mariano Rajoy la conocía.

Bárcenas ha asegurado en un escrito enviado a la Fiscalía que el PP contaba con una supuesta caja B, con donaciones de empresarios y sobresueldos a dirigentes, desde 1982 y que el sistema, que ya estaría vigente con José María Aznar, se extendió hasta 2009, con conocimiento de Rajoy, quien se habría incluso deshecho de pruebas.

La actual dirección del PP se desvinculó ayer de estas acusaciones, y este jueves Javier Maroto ha ejercido de nuevo de portavoz para defender que con Pablo Casado el PP tiene "tolerancia cero" con la corrupción y que ni siquiera conocen al extesorero, cuyas revelaciones atribuyen a la estrategia de un "preso".

El portavoz del PP en el Senado sigue defendiendo la honestidad de Rajoy, aunque ha apuntado que "si alguien ha hecho algo mal, da igual quien sea, que lo pague", al tiempo que ha pedido a Bárcenas que, si posee alguna prueba, la saque, porque "ya aburre".

Revelaciones "apabullantes"

Las explicaciones de los populares no han convencido, sin embargo, a PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos o ERC, que piden que el partido de Casado no mire hacia otro lado ante las revelaciones "apabullantes" de su ex tesorero, en palabras del dirigente de Ciudadanos, Edmundo Bal.

La vicepresidenta primera del Gobierno y socialista, Carmen Calvo, considera "insultante" que el PP se "desentienda" de las acusaciones y diga que no le importan, "sin el más mínimo pudor de humildad, perdón y respeto a los ciudadanos", cuando "lo que se está evidenciando en los tribunales es algo gravísimo".

"¿En qué quedamos: en que tienen historia y ese partido es el suyo o en que ese partido lo fundaron anteayer el señor Maroto, Casado y el resto? Se tienen que aclarar y, si no, se tendrán casi que refundar. Lo otro es un insulto a la inteligencia de la opinión pública", ha subrayado en una entrevista en Ser Catalunya.

Ciudadanos, socio del PP en cuatro gobiernos autonómicos y múltiples alcaldías, ha pedido al PP que no mire a otro lado y colabore, algo que no lo ha hecho hasta ahora, según Edmundo Bal, que reclama que Bárcenas tire de la manta para que los españoles conozcan qué pasó en esos "años oscuros del PP".

Para Podemos, las acusaciones de Bárcenas, que dice haber alcanzado un acuerdo con el PP para proteger a su mujer, demuestran que Casado no renueva el Poder Judicial porque lo que busca es controlar a la justicia para proteger a los suyos de la corrupción, según ha señalado Pablo Echenique.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, cree que las acusaciones salpicarán al actual líder del PP, porque, aunque "Casado era un chaval, ya se paseaba con toda esta gente por los pasillos" y ha calificado a los "populares" de "patriotas de cartón piedra".

Vox se ofreció ayer como refugio para los votantes del PP que se sientan "traicionados" cuando conozcan los detalles de los papeles de Bárcenas. "No os sintáis huérfanos", señaló en Twitter la portavoz adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona.

"Penas de telediario"

Los populares denuncian las "penas de telediario" y una mayor exigencia hacia su partido que hacia otros y han cargado contra las críticas de los socialistas por darles "lecciones" pese a la sentencia del caso de los ERE.

Maroto ha acusado a Calvo de usar "esqueletos del pasado" contra Pablo Casado, y la portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, ha asegurado que "la consejera de los ERE con Chaves no está para dar lecciones de honradez". "Todavía no han devuelto un euro del dinero público que robaron", ha escrito en Twitter.

Entre tanto, el ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, guarda silencio ante las acusaciones del ex tesorero, aunque su posición se conocerá cuando acuda como testigo al juicio sobre la caja B del PP, que empieza la próxima semana.

Además, los diputados le exigirán explicaciones en la comisión de investigación sobre el caso Kitchen, con la que el Congreso busca dilucidar si el Gobierno de Rajoy usó fondos reservados para destruir las pruebas con las que Bárcenas pretendía demostrar la existencia de una caja B.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios