Pasarela

Luis de Cambridge se bautiza sin su abuela

  • Isabel II fue la gran ausente en una ceremonia celebrada en Saint James, por primera vez por la tarde y sin la reina debido a su agenda

Los duques de Cambridge, con sus tres hijos, a la salida de la ceremonia Los duques de Cambridge, con sus tres hijos, a la salida de la ceremonia

Los duques de Cambridge, con sus tres hijos, a la salida de la ceremonia / Gtres

El príncipe Luis de Inglaterra, quinto en la línea de sucesión al trono británico y tercer hijo de los duques de Cambridge, fue bautizado esta tarde en la Capilla Real del Palacio de Saint James, en Londres, en una ceremonia íntima en la que los grandes ausentes fueron sus bisabuelos, la reina Isabel II y el duque de Edimburgo. Dos ausencias inesperadas marcaron, por tanto, el primer sacramento del pequeño. Horas antes de que tuviera lugar el servicio religioso, se anunció que la soberana de Inglaterra no estaría presente en el acto. Es la primera vez que Isabel II se ausenta de la ceremonia bautismal de un hijo de los duques de Cambridge. Tampoco asistió el duque de Edimburgo, aunque en su caso era previsible ya que, desde que anunció que se retiraba, sus presencias en actos públicos son contadas. Se da la circunstancia de que un 9 de julio de hace 71 años, se anunció el compromiso matrimonial de la entonces princesa Isabel con Felipe Mountbatten. El hecho de que Isabel II no estuviera presente en el sacramento de su sexto bisnieto no se debió a motivos de salud, sino de agenda.El servicio religioso comenzó a las cuatro (las tres, hora española), por primera vez por la tarde en un acto de estas características. Duró unos 45 minutos y fue oficiado por el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia Anglicana, Justin Welby. El niño, nacido el 23 de abril, llegó al templo dormido en los brazos de su madre, mientras el príncipe Guillermo llevaba de la mano a sus dos hijos mayores, Jorge y Carlota, de cinco y tres años, respectivamente. Ambos hicieron gala de su educación y posaron muy formalitos ante los múltiples objetivos. Fue la primera vez que se pudo ver a la recién estrenada familia de cinco al completo.

La duquesa de Cambridge La duquesa de Cambridge

La duquesa de Cambridge / Gtres

A su llegada, se escuchó cómo Catalina –fiel al su diseñador de cabecera, Alexander McQueen, y al marfil (siempre ha vestido de este color en los bautizos de sus hijos)– describía al niño como “muy relajado y tranquilo”. El tercer nieto del príncipe de Gales y la fallecida Lady Di vestía una réplica, elaborada en 2008, del mantón bautismal color crema que lució por primera vez la primogénita de la reina Victoria en 1841 y que se utiliza para todos los bautizos reales.Meghan Markle lució un vestido en color verde militar de Ralph Lauren con pamela de Stephen Jones, bolso y zapatos a juego. Aunque esta vez, con el permiso de los más pequeños, todas las miradas se posaron en la tía materna del pequeño, Pippa Middleton, con un vestido camisero celeste con el que ya se podía apreciar su embarazo. Coincidió con su madre, Carole Middleton, aunque el vestido de ésta última era de un celeste grisáceo y más ceñido.El fotógrafo escogido para la ceremonia fue Matt Holyoak, quien hace poco fotografió a la reina y al duque de Edimburgo por su 70 aniversario de bodas. Tras el oficio, marcado por las altas temperaturas en Londres, se ofreció una recepción en Clarence House, donde se sirvió la misma tarta de bodas de Guillermo y Catalina, elaborada por Fiona Cairns, como habían hecho antes con sus otros dos hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios