Juicio asalto viviendas

La defensa de la banda de georgianos pide que se les expulse del país si hay condena

  • Una inspectora de la Policía confirma que los cuatros acusados de una decena de robos pertenecían a la 'mafia' de su país o de Rusia

Un policía manipula los objetos recuperados. Un policía manipula los objetos recuperados.

Un policía manipula los objetos recuperados. / DGP

Comentarios 4

La abogada de los cuatro georgianos para quienes la Fiscalía de Sevilla solicita 10 años de prisión por robo con fuerza y organización criminal solicitó ayer que, en el caso de que haya condena, sea sustituible por la expulsión del país, ya que al llevar casi un año en la cárcel "no se van a ir de rositas". La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla dejó visto para sentencia el juicio contra G. S., D. J., T. K. y M. G., a los que el Ministerio Público acusa de perpetrar diez robos en inmuebles de varios barrios de Sevilla entre julio y agosto de 2018.

La fiscal mantuvo en sus conclusiones los dos delitos y la misma petición de condena después de oír, entre otros testimonios, el de la inspectora de la Policía Nacional que ordenó su detención, quien dijo que los acusados forman parte de la mafia de su país o de Rusia. Según esta testigo, el grupo tenía un modus operandi propio de estas organizaciones para abrir las puertas y violentar los domicilios, hasta el punto de que "un cerrajero tendría dificultades para hacer lo mismo". Además, uno de los acusados tiene tatuado en su pecho "un logo propio de las mafias de Georgia y Rusia, que viene a decir no estaré tranquilo hasta que el policía muera", explicó la inspectora.

La defensa de los encausados, en cambio, alegó que la fiscal "ha mezclado organización criminal con grupo delictivo" y consideró que el primer tipo "no ha quedado demostrado", entre otras razones porque "sólo los investigaron durante tres días". 

La letrada recalcó que hubo una "ruptura de la cadena de custodia", ya que el apartamento turístico que los acusados habían alquilado en Triana "no se precintó2 en las horas que transcurrieron entre las detenciones y el registro, por lo que las pruebas, como las joyas robadas, "pudieron ser alteradas e incluso incorporadas". En su informe definitivo, la defensa solicitó la absolución para los cuatro procesados o, alternartivamente dos años y 15 meses de cárcel para T.K., M.G. y D.J. y 4 años de prisión para G.S., aunque insistió en que cualquier condena sea sustituible por la expulsión "inmediata" de España porque "ellos están de acuerdo y el Grupo de Extranjería, también".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios