Juicio por estafa

Estafaron a 75 inversores y se lo gastaron en un negocio de ictioterapia

  • La estafadora era una peluquera de San Juan de Aznalfarache

  • Su socia financió el negocio de su pareja dedicado a la exfoliación de los pies con peces

Un banquillo de los acusados en la Audiencia de Sevilla Un banquillo de los acusados en la Audiencia de Sevilla

Un banquillo de los acusados en la Audiencia de Sevilla

La Audiencia de Sevilla juzga este mes a cuatro personas acusadas de una presunta estafa piramidal de 700.000 euros a 75 inversores, a  los que prometían una rentabilidad de entre el 20 y el 50%. Una de las acusadas se gastó parte del dinero recaudado en financiar un negocio de ictioterapia (exfoliación de los pies con ayuda de peces) de su pareja en El Puerto de Santa María.

Tres de los acusados reconocieron los hechos y aceptaron sendas condena de cinco meses, siete meses y un año de prisión, así como indemnizar a 56 perjudicados. La vista continuará el próximo jueves contra Dolores S.G., que no aceptó la conformidad.

Las dos principales acusadas son Belén G.A. y Dolores S.G., que “aparentando conocimiento y relaciones con empresas dedicadas a la inversión en bolsa” fueron obteniendo a partir de 2011 diferentes cantidades de dinero que aseguraban hacer llegar a una empresa de Barcelona.

El escrito de acusación de la Fiscalía, al que tuvo acceso este periódico, indica que prometían una rentabilidad de entre el 20 y el 50% en tan solo un mes y “para dar seguridad al engaño” empezaron a pagar las rentabilidades prometidas a los primeros inversores, para lo que usaban las aportaciones de los sucesivos clientes.

En El Puerto de Santa María, lugar de residencia de Dolores, abrieron un establecimiento abierto al público donde “supuestamente se centralizaban y desarrollaban las actividades de inversión”. Dieron de alta el negocio como “servicios de propiedad inmobiliaria, arrendamiento de vehículos terrestres y fluviales y peluquería de señoras y caballeros”, actividad esta última que constituía la profesión real de Belén en San Juan de Aznalfarache, según el fiscal.

En su “puesta en escena” eran ayudadas por el hermano de Belén, José David, que captaba inversores aunque este acusado, según la acusación, también era consciente de la ausencia de inversiones.

Hasta el momento de cierre del escrito de acusación fueron 75 las personas estafadas, con aportaciones que en uno de los casos llegaron a los 180.000 euros y en varios superaron los 30.000 euros.

Gastaron parte de lo recaudado en un negocio de “peeling” de pies con peces

La acusada Dolores S.G. destinó el dinero recaudado a “gastos propios” y a financiar un negocio de exfoliación de pies que abrió su compañero en un centro comercial de El Puerto de Santa María. Le pagó el alquiler del local entre octubre y diciembre de 2011 y también pagó una factura de 2.124 euros para comprar los peces (garra rufa) para el citado negocio.

Dolores tiene tres antecedentes penales por delitos de estafa: en 2012 fue condenada en dos causas diferentes a cuatro años de prisión y ocho meses, y en 2013 a seis meses de cárcel.

Inicialmente la Fiscalía pedía para Dolores, para Belén y para su marido Francisco José C.L. cuatro años de cárcel a cada uno por un presunto delito de estafa continuada, y para José David G.A. un año de cárcel como cómplice.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios