Juicio por estafa

Unos refinanciadores de deudas, a juicio por estafa

  • Los afectados eran personas con problemas económicos que además perdieron su vivienda

El juicio se celebrará en la Audiencia de Sevilla El juicio se celebrará en la Audiencia de Sevilla

El juicio se celebrará en la Audiencia de Sevilla

La Fiscalía de Sevilla pedirá este lunes condenas de seis y siete años de cárcel para seis hombres acusados de estafar a personas que atravesaban por una “situación económica delicada”, con numerosas deudas, y a las que convencían para constituir una hipoteca sobre su vivienda, que luego se quedaban los procesados.

El acusado Juan Carlos M.R. se anunciaba en la prensa sevillana en mayo de 2005 para financiación de hipotecas y reunificación de préstamos, según el escrito de acusación al que tuvo acceso este periódico.

La Fiscalía les imputa cuatro operaciones delictivas: una de ellas ocurrió el 11 de abril de 2005, cuando los acusados firmaron un préstamo que hacían a Andrés R.V. por la suma de 104.947 euros. El  destinatario se comprometía a devolver el dinero con los intereses en seis meses y garantizaba el cumplimiento de dicha obligación con una vivienda que tenía en Dos Hermanas.

Pero Juan Carlos M.R. solo pagó parcialmente las deudas que tenía el afectado y el remanente de la cantidad pactada, 30.000 euros,  no los recibió nunca.

La segunda afectada, Monica G.C., que “pasaba por una situación financiera comprometida por los diferentes préstamos a los que tenía que hacer frente”, recibió un préstamo de los acusados de 123.000 euros y la mujer constituyó una hipoteca sobre su vivienda de Sevilla. Los acusados “solamente dedicaron al pago de las deudas 70.000 euros y se quedaron con el resto”, según la Fiscalía.

A principios de 2005, Julio G.M. y Andrés M. L. firmaron con otra víctima un contrato de compraventa de su vivienda valorada en 62.000 euros, aunque el precio de tasación era realmente 113.228 euros según estipuló un informe pericial.

En 2004, otra pareja acudió a la entidad del acusado Juan Carlos M.R. con la finalidad de que consiguiera una nueva hipoteca sobre su vivienda y, con la diferencia, abonar las deudas pendientes. El acusado utilizó la misma treta, les dijo que tenían que proceder a la venta ficticia de su vivienda por un precio muy inferior al real y así obtener dinero para el pago de las deudas que tenían pendientes y obtener una nueva hipoteca sobre la vivienda.

El precio real de la vivienda era 171.944 euros pero se pactó la venta en 108.000, “sin que se entregara cantidad alguna a los vendedores sino que únicamente pagaron 60.000 euros por distintas deudas”.

En el juicio que se celebrará en la Audiencia provincial, el fiscal imputará a los acusados un delito continuado de estafa por el que pide siete años de cárcel para Juan Carlos M.R. y seis años a cada uno de los restantes  acusados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios