Triple crimen de Dos Hermanas El padre de la niña asesinada pide tres penas de prisión permanente y 500.000€

  • No les acusa de pertenencia a banda criminal

  • Dos acusados recibieron 3.000€ por el secuestro pero se fueron antes de los asesinatos

Joaquín Begines, padre de la niña asesinada Joaquín Begines, padre de la niña asesinada

Joaquín Begines, padre de la niña asesinada / Raul Caro / EFE

Joaquín Begines, padre de la niña de seis años asesinada en el triple crimen de Dos Hermanas, ha pedido tres condenas de prisión permanente revisable para cada uno de los siete acusados y otros 15 años de cárcel por otros delitos, pero su abogado no les imputa ser una banda criminal, como hacen otras acusaciones.

Al igual que ha hecho la abogada de la hija de Yilmaz Giraz, el ciudadano turco asesinado, el abogado de Begines acusa de asesinato a los siete procesados y pide tres condenas de prisión permanente revisable para cada uno de ellos: Ricardo G.H., alias “El Pollino”, su esposa Elisa F.H., su padre Ricardo G.G., alias “El Cabo”, su madre, Joaquina H.J.,  para David H.P. y José Antonio M.B., encargados de “secuestrar y eventualmente acabar con la vida del turco”, así como para Manuela M.M., quien les puso en contacto.

El abogado José Estanislao López Gutiérrez hace en su escrito de acusación un relato según el cual en un primer momento los acusados secuestraron solamente a Yilmaz Giraz hacia las 9 de la mañana del 16 de septiembre de 2017 y su objetivo era saldar una deuda u obtener información sobre el tráfico de heroína.

Le encañonaron con un revólver, le introdujeron a la fuerza en un vehículo y se fueron hasta su domicilio en Dos Hermanas. Cuando llegaron, David y José Antonio “golpearon fuerte y reiteradamente a Yilmaz con objetos contundentes en la cara, pecho, abdomen y piernas”.

Pero como Yilmaz no les proporcionaba la información que querían, “El Pollino” y su esposa decidieron ir a buscar a la mujer del turco, Sandra Capitán, y a la hija de esta, Lucía, una niña de seis años.

Este segundo secuestro fue a las 12.30 horas, llegaron al domicilio familiar en Bellavista y cuando Sandra les abrió la puerta, agarraron a Lucía, la encañonaron y bajo la amenaza de matarla, las obligaron a subir a un vehículo y se marcharon rápidamente hacia Dos Hermanas.

Con ello “pretendían tanto introducir un elemento que doblegarse la voluntad de Yilmaz en el sentido de conseguir la información que pretendían", como eliminar posibles testigos que tuviesen conocimiento de que Yilmaz iba a ir a casa del “Pollino”.

Cuando madre e hija penetraron en la casa, David y José Antonio se abalanzaron sobre Sandra, reduciéndola, colocándole bridas en las muñecas y tobillos y golpeándole en el pecho y piernas.

Ricardo padre e hijo y Elisa “sujetaron a la menor Lucía, le taparon la boca y la golpearon en la cara y en el pecho”.

Dos acusados se negaron a continuar

En este momento David y José Antonio, “conscientes de que el fin último del trabajo era acabar con la vida de la familia, se negaron a continuar. Se marcharon y dejaron a los adultos inmovilizados y heridos de gravedad y a la menor indefensa e igualmente con heridas graves, siendo plenamente conscientes de que “El Pollino”, su esposa y su padre “iban a matar a los tres pues su estado les impedía llevar a cabo la más mínima defensa”.

Entonces Ricardo padre dejó a David y a José Antonio en las inmediaciones del domicilio de Manuela “tras pagarle a David los 3.000 euros pactados por la realización de los cometidos descritos”.

Cuando Ricardo padre regresó a su domicilio, su hijo y Elisa encañonaron a la menor y le dispararon en el lado derecho de la cabeza, en un tiro que no le causó la muerte inmediata.

Aún con vida la menor, la arrojaron a una fosa que habían preparado en el cuarto de baño, donde llegó a respirar y falleció a consecuencia de la lesión encefálica provocada por el disparo y por la asfixia provocada al inhalar el material que arrojaron para sepultarla.

Acto seguido, “sin mostrar la más mínima piedad ni intención de retroceder”, mataron de cinco disparos a Sandra y de uno a Yilmaz. Arrojaron todos los cuerpos a una fosa séptica que luego rellenaron con el hormigón contratado unos días antes.

El padre de la niña asesinada acusa a los siete procesados de tres delitos de asesinato, por los que pide la prisión permanente revisable. Para ambos Ricardos, Elisa, David y José Antonio pide además dos años de cárcel adicionales por tenencia ilícita de armas y otros 13 años por tres delitos de detención ilegal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios