Novela

Margarita Bustamante novela los abusos sexuales de un psiquiatra sevillano

  • La empresaria da un salto a la literatura para reconstruir un caso que conmocionó a la sociedad sevillana

"El Manifiesto" es la tercera novela de Margarita Bustamante "El Manifiesto" es la tercera novela de Margarita Bustamante

"El Manifiesto" es la tercera novela de Margarita Bustamante

Margarita Bustamante Sáinz, empresaria agrícola y presidenta durante 18 años de los regantes sevillanos y andaluces, ha abierto una nueva página en su vida profesional y ha escrito su tercera novela, centrada en los abusos sexuales cometidos por un psiquiatra sevillano asiduo entre la jet.

Ella afirma que su novela “está basada en testimonios reales” pero que “los personajes son ficticios”, aunque al leerla muchos han pensado en el psiquiatra Javier Criado, que tiene pendiente un juicio por presunto delito contra la integridad moral de una de sus pacientes en el que la Fiscalía solicitará para él dos años de cárcel. Todas las demás denuncias penales han sido declaradas prescritas.

El psiquiatra de la novela no se llama Javier Criado sino Jerónimo Coronado. Las coincidencias son frecuentes desde la segunda página, cuando la novela reproduce textualmente el manifiesto publicado por la aristócrata Matilde Solís en su página de Facebook en 2015, con el que precipitó las denuncias de otras 31 mujeres. El psiquiatra de la ficción es hermano mayor de una cofradía denominada Cristo de los Pecados y la autora  reproduce literalmente algunos de los titulares de prensa publicados con ocasión de la denuncia judicial contra Criado.

La novela se titula “El Manifiesto” y se presenta el jueves en la Fundación Caja Rural del Sur de Sevilla. En ella, Bustamante describe como, tras leer el manifiesto de la aristócrata, las víctimas empezaron a reunirse, a compartir sus experiencias y finalmente decidieron denunciar ante el Colegio de Médicos y los tribunales.

“El final me lo he inventado y es un final feliz porque le condenan. Eso ha encantado a las víctimas”, afirma Margarita Bustamante a este periódico.

“Yo creí a esas mujeres porque a mí me pasó lo mismo”

Bustamante es empresaria agrícola desde los 27 años, cuando empezó a ocuparse de unas fincas familiares en Cantillana. Desde 1996 fue presidenta de la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir y durante seis años (2008-2014) presidió  la Federación de Regantes de Andalucía (Feragua).

Acostumbrada a luchar por el reconocimiento de la mujer en un mundo masculino, ve su relato como una forma de “poner por escrito la lucha de las mujeres, como nos organizamos, nos juntamos y nos ayudamos cuando hace falta”.

Su primera novela fue Dulce y salado (2018), que define como romántica. Luego escribió Una casa en la Palmera (2019), que es “costumbrista, del campo y de Sevilla”. Cree que con ella adquirió seguridad para emprender esta tercera, con la que asegura que “no intento molestar a nadie, simplemente contar una experiencia que sé que es cierta porque también me pasó a mí”.

Ocurrió a mediados de los años 80, cuando ella tenía 25 años y se acababa de separar de su  primer marido, estaba deprimida y sus padres le aconsejaron consultar a un psiquiatra que tenía fama de ser el mejor de Sevilla.

“Para mí es solo un mal recuerdo porque luego rehice mi vida profesionalmente, familiarmente y además desde el primer momento, cuando llegué a casa llorando, se lo conté a mi familia. Toda mi familia y mis conocidos saben que es verdad porque no es algo que yo haya dicho ahora”.

Pero asegura que nunca pensó que “las situaciones fueran tan horribles y que la gente hubiera sufrido tanto. Este libro muestra solamente un ápice de lo que se esconde detrás”.

También critica la hipocresía de la sociedad sevillana, “que puede ser la de cualquier ciudad de España”, donde hasta hace unos años había “tanto dolor oculto, tanto mirar para otro lado y callarse”. Una sociedad que “no quiere ver esto. Todavía hay muchos que piensan que he escrito el libro por venganza”, dice Margarita Bustamante.

Pero en su relato las mujeres al final emergen como heroínas: “Yo quería reflejar el empoderamiento de las mujeres que se unen y que gracias a eso hacen fuerza, lo publican y se movilizan”, afirma la autora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios