Arcadio Martínez Henares, fiscal coordinador de Delitos Económicos

“Crece más la delincuencia que los medios para combatirla”

  • Lo ideal sería tener un cuerpo de peritos propio de la Fiscalía

  • La Fiscalía de Sevilla necesitaría 20 fiscales más

Arcadio Martínez Henares, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla Arcadio Martínez Henares, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla

Arcadio Martínez Henares, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla

Arcadio Martínez Henares, fiscal coordinador de Delitos Económicos en la Fiscalía de Sevilla, analiza en esta entrevista la evolución de la delincuencia y los nuevos delitos como la percepción indebida de prestaciones de la Seguridad Social. Echa de menos que la Fiscalía disponga de auditores propios y cree que la Agencia Tributaria y la Seguridad Social han mejorado sus inspecciones pero “igual que se perfeccionan los servicios de inspección, también lo hacen las técnicas para engañarlos, hoy en día se hacen cosas muy sofisticadas”.

— Cuántos fiscales trabajan en la sección de Delitos Económicos de Sevilla y cuántos serían necesarios?

Somos seis fiscales, número insuficiente porque ninguno tienen dedicación exclusiva y lleva además algún juzgado de instrucción y ejecutorias penales. Harían falta dos más. Hay que tener en cuenta que el año pasado una de las fiscales estuvo varios meses de 2017 dedicada al juicio contra Manuel Ruiz de Lopera por su gestión en el Betis.

— ¿Cómo han evolucionado los delitos económicos?

Los delitos contra la Hacienda Pública han  aumentando progresivamente debido a una mayor labor de inspección y control. Para haber delito fiscal la cuota defraudada tiene que pasar de 120.000 euros, lo que me parece una cifra razonable.

Últimamente han aumentado los fraudes en subvenciones  y los delitos contra la Seguridad Social. Especialmente el nuevo tipo penal del artículo 307 ter nos va a dar mucho trabajo. Es un delito que persigue la percepción indebida de cualquier tipo de prestación de la Seguridad Social y cualquiera que sea su cuantía. Existen personas que se dedican a crear empresas ficticias para dar de alta a personas que no trabajan y, tras un periodo en la Seguridad Social, les dan de baja y cobran percepciones por desempleo. A diferencia de otros delitos, con la percepción indebida de un solo euro ya existe el delito, lo que aumenta extraordinariamente nuestro trabajo.

Aunque el delito existía desde 2013, es ahora cuando está llegando a la Fiscalía y solo en 2018 tuvimos 15 denuncias nuevas.

"Empresas ficticias dan de alta a centenares de trabajadores y dan lugar a una macrocausa"

— ¿Cómo actúan esas empresas ficticias?

En algunas ocasiones dan de alta a centenares de trabajadores, con lo cual la investigación se convierte en una macrocausa. No es solo más trabajo para la Fiscalía, sino también para el juzgado penal que tenga la mala suerte de que se le acumulen varios procedimientos de este tipo.

— ¿Cuántos casos nuevos reciben al año?

En 2018 llegaron ocho denuncias por delitos contra la Hacienda Pública, 15 contra la Seguridad Social, seis de fraude en subvenciones y 13 estafas. Todos ellos se unieron a los casos abiertos de años anteriores.

— ¿Qué impuesto es más propenso al fraude, el IRPF o el  IVA?

El IVA es un impuesto que genera una enorme problemática porque ha convertido al ciudadano en recaudador, con el peligro que supone que una persona reciba un dinero que no va destinado a él sino al tesoro público. Además se complica porque se compensan el IVA repercutido y el IVA cobrado y se generan unas situaciones en donde el delincuente tiene mucho campo de juego.

Esto genera que haya unas personas, llamadas factureros en el argot, que se dedican a emitir facturas falsas, personas que no tienen ninguna capacidad económica y crean una sociedad totalmente falsa y cuya única actividad es emitir facturas.

— ¿Las denuncias llegan a la Fiscalía bien documentadas?.

Si vienen de la Agencia Tributaria, vienen perfectamente y además suelen tener el apoyo jurídico de la Abogacía del Estado.

Los expedientes de la Seguridad Social son más complejos aunque cada vez están mejor investigados.

"Los delincuentes inventan cosas muy sofisticadas"

— ¿Aparecen nuevos delitos y nuevas picarescas?.

Lo mismo que los servicios de inspección se perfeccionan, también se perfecciona la técnica para engañarlos, se hacen cosas muy sofisticadas. Por ejemplo, creando empresas en el extranjero. O los factureros, que van creando una cadena muy difícil seguir.

— ¿Haría falta un cuerpo de peritos o policial adscrito a la Fiscalía?.

Llevamos años pidiéndolo. Eso sería lo ideal, que más quisiéramos que tener una serie de peritos auditores o contables que nos ayudaran. La Fiscalía siempre ha contado con el apoyo del servicio de inspección de la Agencia Tributaria, que ha estado a nuestra disposición para cualquier duda o  aclaración, tenemos una magnífica relación con ellos y con la Abogacía del Estado, ellos son nuestros peritos.

—¿La crisis está influyendo en la delincuencia económica?

No tengo un criterio claro. Pero me pregunto: ¿por qué surgen los delitos contra la Seguridad Social?. Porque hay poco trabajo. Si la gente tuviera trabajo, no tendría que acudir a una empresa ficticia donde incluso a veces tienen que pagar a los autores de la trama para que les den de alta, que luego les den de baja y cobrar una prestación. Si el mundo laboral estuviese bien, estos delincuentes, aunque se llaman delincuentes, quizás preferirían no tener que delinquir. 

— ¿Cómo actúan los notarios ante las prácticas dudosas?

A veces se descubren los delitos a través de la notaría. El notario no es un policía, lo que hace es dar fe de lo que le dicen, pero él no puede saber si el negocio que están manifestándole es cierto o no. Él no sabe si se está pagando una parte en dinero negro o si el vendedor es un tonto que está vendiendo por ese precio. En ocasiones he visto que el notario hace una advertencia al firmante de que está vendiendo sin tener ninguna garantía de cobro.

— ¿Los fiscales trabajan con la misma falta de medios del resto de la administración de Justicia?

Somos 82 fiscales en la provincia de Sevilla y necesitaríamos 20 más. En ese aspecto nosotros estamos mal, pero también están mal los jueces de instrucción, los juzgados penales y las salas de la Audiencia.

—¿Los retrasos vulneran derechos fundamentales de los ciudadanos?

Los retrasos no le parecen bien a nadie, aunque en los delitos más graves no se tarda tanto. Es cierto que hay muchos delitos económicos que se prolongan muchos años. Una persona estafada en el año 2002, claro que se siente defraudada cuando recibe la sentencia en el 2010. Es verdad que si hubiera más medios el juzgado tendría la posibilidad de agilizar la instrucción. Hay que pensar, por ejemplo, en las estafas piramidales, donde se tarda mucho tiempo porque son muchos los perjudicados, porque los autores son listos y tienen posibilidades de alargar la causa. Las periciales son complicadas y difíciles y hay que pagarlas, todo eso lleva a que la causa se alargue. 

Lo ideal sería que no hubiera retrasos pero yo llevo 40 años en este trabajo y siempre los ha habido. Ahora han aumentado muchísimo todos los delitos, no solo los económicos.

— ¿Aumentan los delitos o se persiguen más?.

Todo delito que se conoce se persigue. ¿Qué sucede ahora? Que hay más delitos y se conocen más. Proporcionalmente ha subido más la delincuencia que los medios para combatirla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios