Abusos sexuales Un empleado de limpieza, condenado por abusar de una deficiente

  • La indemnizará en 10.000 euros por su vulnerabilidad y la “repulsa social” de estos delitos

Audiencia de Sevilla Audiencia de Sevilla

Audiencia de Sevilla

Un empleado de limpieza en un centro de deficientes de Sevilla ha sido condenado a dos años de cárcel por abusar sexualmente en dos ocasiones de una mujer internada en el centro, que padecía un retraso mental medio.

La Sección Primera de la Audiencia relata que los hechos ocurrieron sobre las 15.30 horas del 8 de julio de 2010, cuando el acusado José M.E.,  de 52 años, aprovechando su condición de limpiador de la Unidad de Deficientes Mentales del centro, accedió a la habitación de la mujer, le entregó una barra de labios y a continuación la introdujo en el cuarto de baño.

“Con evidente intención de obtener placer sexual, comenzó a besarla en la boca y a realizarle  tocamientos en el pecho, sin que mediara consentimiento”, según la sentencia.

Añade que, en una fecha anterior no concretada, el acusado abordó a la mujer cuando se encontraba en el pasillo de la residencia, la introdujo en el dormitorio de otra residente, la lanzó sobre la cama y mantuvo con ella relaciones sexuales pese a la “negativa manifestada reiteradamente” por la víctima.

Durante el juicio celebrado en marzo, el acusado reconoció los hechos y aceptó la condena solicitada por el fiscal, que le rebajó respecto a los 8 años de cárcel que pedía inicialmente al atender las atenuantes de reparación del daño y dilaciones indebidas.

Para acogerse a la atenuante de reparación del daño, el acusado consignó 2.000 euros para hacer frente a la indemnización total a la víctima, fijada por la sentencia en 10.000 euros.

Según los magistrados, esa cantidad en concepto de daño moral responde al “impacto psíquico de los hechos en la víctima”, que se ha puesto de manifiesto por las periciales, además de que “es una realidad del daño psicológico que conductas de este tipo ocasionan”. 

Indican que han tenido en cuenta "la gravedad de los hechos, la repulsa social que generalmente merecen estas conductas y las condiciones personales" de la víctima. 

José M.E. es condenado por dos delitos de abuso sexual, uno de ellos con acceso carnal. Por el primero, a nueve meses de multa con cuota diaria de seis euros, lo que equivale a 1.620 euros. Por el segundo, a dos años de prisión. A ello se une la prohibición de acercarse a la agredida a una distancia inferior a 500 metros y comunicar con ella cualquier medio durante tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios