Motor

El peligro de los patinetes eléctricos: suben los accidentes con lesiones graves

  • Estos siniestros coinciden coinciden con la entrada en vigor el 2 de enero de la normativa estatal que regula el uso de Vehículos de Movilidad Personal

Un patinete circulando por la ciudad. Un patinete circulando por la ciudad.

Un patinete circulando por la ciudad. / Juan Carlos Muñoz

Los accidentes con lesiones graves de usuarios de patinetes eléctricos, que derivan en traumatismos o fracturas, han aumentado en el ámbito nacional en lo que va de año con respecto al mismo periodo de 2020, según el presidente de la Asociación de Abogados de Víctimas de Accidentes (ADEVI), Manuel Temboury.

Los letrados de este colectivo, que cuenta con 250 despachos en España, constatan un incremento de estos siniestros graves, que coinciden con la entrada en vigor el 2 de enero de la normativa estatal que regula el uso de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) –patinetes con motor eléctrico-, que les prohíbe circular por aceras.

Siniestros con vehículos de mayor masa 

“Antes, los accidentes se producían con peatones en la acera y ahora con vehículos de una mayor masa y en la calzada”, explica a Efe Temboury, que en el caso de Málaga –donde tiene su bufete- se refiere a, al menos, cuatro casos graves con Vehículos de Movilidad Personal implicados en lo que va de año.

Málaga, cuya ordenanza de movilidad entró en vigor el 21 de enero, se suma a ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao y relega a los VMP a la calzada, lo que ha generado críticas en los usuarios de estos.

Esta normativa municipal aplica sanciones que van desde los 60 euros por no aparcar en la zona asignada para patinetes o conducir con menos de 16 años hasta los 500 euros al circular bajo efectos de drogas o alcohol.

Normas para recuperar espacios para el peatón 

Para el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, José del Río, esta nueva ordenanza es “moderna y de futuro” y explica a Efe que pretende “recuperar el espacio para el peatón” tras destacar los 70 kilómetros de “carril 30” (ubicados en calzada) y 45 de “carril bici” que posee la ciudad, vías por donde deben circular patinetes y bicicletas.

“Tratamos de garantizar por todos los medios la seguridad de vehículos sostenibles que han llegado para quedarse”, declara Del Río, que considera que debe ampliarse la longitud de los carriles específicos para estos usuarios.

Además, añade que los carriles 30 están “siendo respetados por la mayoría de los conductores” –de turismos o motocicletas- que comparten la vía con los VMP y bicicletas.

Usuarios denuncian inseguridad 

Por otra parte, el presidente de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal y Ecológica de Málaga (AMPEM), Ángel Terrón, ha manifestado a Efe que la manera en la que deben ocupar la calzada no es “la óptima” y que hay zonas de la red básica viaria por las que no pueden circular ya que no cuentan con carriles 30 ni de bici.

Asegura que los carriles 30 “no son seguros”, ya que los conductores de turismos adelantan “a gran velocidad” a estos VMP, y añade que los carriles bici se sitúan “en su mayoría” encima de las aceras, por lo que pueden ser “fácilmente invadidos” por peatones, en incluso en ellos, a veces, hay que “sortear árboles u obstáculos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios