MOTOR

Si te quedas sin gasolina en la carretera, esta es la multa que pueden ponerte

Dos agentes de la Guardia Civil asisten a un vehículo detenido en la carretera

Dos agentes de la Guardia Civil asisten a un vehículo detenido en la carretera / RAMÓN AGUILAR

A punto de entrar en la segunda quincena de junio, las vacaciones de verano se otean en el horizonte y con ello se avivan las ganas de descanso y diversión alejados de nuestra zona de rutina. Es momento de ir preparando todo en nuestro imaginario y una de las cosas más importantes es el medio en el que habitualmente nos desplazamos: el coche. Tan importante es tenerlo a punto desde el punto de vista mecánico como conocer los percances que nos pueden surgir y debemos evitar durante nuestro desplazamiento. Porque en ocasiones evitar los radares que más multas ponen en Andalucía es difícil, pero no controlar otros aspectos, como el depósito de gasolina, sí que tiene menor explicación posible. Y ojo, porque si te quedas sin gasolina en la carretera, esta es la multa que pueden ponerte

Hay conductores a los que le gusta jugar con fuego, apurar hasta el límite para repostar, dejando pasar los kilómetros y las estaciones de servicio con las que se cruza en su camino hacia la playa o la montaña. Pueden considerar que si se quedan tirados en la carretera definitivamente será una experiencia más del verano, pero lo que no saben, si no manejan todas las aristas del protocolo establecido por la DGT, es que puede terminar costándolo muy caro. Tanto como las multas más caras que puede ponerte la DGT.

Multas de hasta 3.000 euros

Porque quedarse sin gasolina no es motivo para que te multen, pero dejar el coche mal estacionado sin motivo de avería técnica sí se considera negligencia y un riesgo para conductor, acompañantes y terceros, algo que el artículo 90 del Reglamento General de Circulación multa con 200 euros. El coche debe pararse "siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén". Y si te quedas sin gasolina lo normal es que no pueda colocar el coche donde queramos, ya que el motor se detiene y no hay ni asistencia a la dirección ni frenos y no se puede dirigir hacia donde deseemos, ni empujándolo. A esos 200 euros se le pueden añadir más multas en el caso de que el conductor salga del vehículo de una forma inapropiada, señalice mal la incidencia o se coloque incorrectamente el pertinente chaleco. 

Lo que más penaliza la DGT es el uso de recipientes no homologados para verter la gasolina y llevarla desde la estación de servicio a nuestro vehículo

Y la estocada mortal a los bolsillos del infractor puede llegar si decide aventurarse a buscar el combustible por su cuenta, caminando hacia una estación de servicio y vuelve con la gasolina vertida en una botella cualquiera ¡Error fatal! Si se usan garrafas o botellas sin homologar para cargar combustible las multas pueden ser de 2.000 a 3.000 euros. Casi nada. Lo suficiente como para arruinarnos las vacaciones antes de empezarlas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios