Irán-España · El rival El heredero de Mahdavikia

Alireza Jahanbakhsh. Alireza Jahanbakhsh.

Alireza Jahanbakhsh. / paulo novais / efe

Acunado en las verdes y húmedas laderas que descienden de los históricos montes Alburz al mar Caspio, Alireza Jahanbakhsh, una de las estrellas de la selección iraní, nació con el don divino del gol tatuado en su pies, pero tardó muchos años en descubrirlo. Hijo de una familia humilde asentada en los alrededores de la ciudad de Qazvin, practicó y combinó el fútbol con otros deportes antes de probar fortuna con la academia del Damash Gilan, equipo de esta provincia septentrional iraní.

Allí, alguien que le vio regatear y rematar con decisión susurró un nombre que después ha marcado toda su carrera deportiva: "Se parece a Mahdavikia".

Diez años después, Jahanbakhsh ha asumido con naturalidad esa comparación con una de las leyendas vivas del fútbol iraní y confía en que su idilio con el gol le sirva para inaugurar su cuenta en Rusia ante España.

"Obviamente al ganar el primer partido, nos vemos vivos en la competición. Sabíamos que era una final y que si ganábamos podríamos mirar a los otros partidos", explicó el punta de 22 años. Creo que si hacemos todo como un equipo tendremos una opción importante de puntuar frente a España", agregó el atacante, que este año firmó su mejor temporada en la Liga holandesa. Enrolado en las filas del AZ Alkmaar, sus 21 goles en la Eredivise le sirvieron para hacerse con el título de máximo artillero y a su equipo para asegurarse una plaza en la Liga Europa.

Días atrás, la prensa vasca reveló que la Real Sociedad está muy interesada en el fichaje de Jahanbakhsh y que las negociaciones con el AZ Alkmaar están ya muy avanzadas. De confirmarse, sería el cuarto iraní en jugar en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios