Mundo

Argentina despenaliza el aborto

  • El Senado deberá dar la luz verde para permitirlo hasta las 14 semanas de gestación

Festejos ayer en Buenos Aires por la aprobación de la despenalización del aborto por parte de la Cámara de Diputados. Festejos ayer en Buenos Aires por la aprobación de la despenalización del aborto por parte de la Cámara de Diputados.

Festejos ayer en Buenos Aires por la aprobación de la despenalización del aborto por parte de la Cámara de Diputados. / Daid Fernández / Efe

La Cámara de los Diputados de Argentina aprobó ayer una ley que busca despenalizar el aborto hasta el cumplimiento de la semana 14 de gestación, y que ahora pasa al Senado para eventual sanción definitiva.

La iniciativa, aprobada con 129 votos a favor, 123 en contra y una abstención, tuvo hasta el último momento un final incierto por las posturas opuestas dentro del oficialismo y de la oposición, que marcaron un debate que se alargó durante 23 horas desde que comenzó en la mañana del miércoles.

Macri facilitó el debate de un proyecto que se había presentado hasta en siete ocasiones

El texto aprobado despenaliza cualquier aborto hasta la semana 14 de gestación -y no sólo en los actuales supuestos por violación y peligro de salud de la madre-, y establece que si la gestante es menor de 16 años, se debe realizar con su consentimiento.

"En Uruguay hay una ley del 2012, allí bajaron los abortos y las muertes por el aborto, porque hay un Estado que busca resolver este problema. Es una decisión política, encarar un problema y hacerse cargo de la solución", relató Darío Martínez, del Frente para la Victoria-Partido Justicialista (peronismo kirchnerista), en una de las últimas intervenciones de la larga sesión.

Por parte del oficialista frente Cambiemos, Silvia Lospenato consideró que "no hay vuelta atrás" respecto al avance de la ley, ya que "la sociedad ya no es la misma" y se ha podido "significar el dolor profundo y silenciado del aborto, que se confunde con la culpa, desigualdad y criminalización, y que se ampara en la ausencia del Estado".

A pesar de que el proyecto se presentó hasta en siete ocasiones, en las que ni siquiera se llegó a debatir, el pasado 1 de marzo el presidente, Mauricio Macri, -contrario al aborto- optó por facilitar que se diera un debate que ha sido considerado "histórico" entre el abanico político y social.

"Es una aberración que la mujer pueda abortar. Con esta ley los médicos y enfermeras también están obligados a abortar. Argentina puede destinar ese dinero que se va a utilizar para el aborto gratuito para contener a esas mujeres que pasan por un embarazo no deseado. Tenemos que resguardar las dos vidas", consideró Karina Molina, de Cambiemos.

También en contra, Silvina Frana, del FPV-PJ, afirmó que el problema "se debe resolver de otro modo", acompañando a las mujeres.

"La causa del tema es la vulnerabilidad y la pobreza. Nadie gana con el debate mientras siga habiendo muerte en nuestro país. Cuando se legalizan los abortos se toma como una práctica habitual y eso es lo que no comparto", sentenció.

Desde hace dos meses, grupos a favor y en contra del proyecto -que llegó a la Cámara de la mano de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito- han realizado intensas campañas con multitudinarias marchas de uno y otro signo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios