Mundo

La ONU cree que a final de año habrá otro millón de desplazados en Siria

  • La guerra ya ha provocado que cuatro millones de sirios estén refugiados fuera de su país

El flujo de desplazados dentro y fuera de Siria no cesa. La ONU alertó ayer que a lo largo de 2015 ha habido un millón de desplazados dentro del país y que las previsiones son que, de aquí a finales de año, se produzca otro millón de desplazados si prosigue la escalada de violencia en Siria, según aseguró un alto funcionario de la ONU a Reuters. Todo esto puede contribuir a aumentar el flujo de refugiados hacia Europa.

Yacoub el Hillo, coordinador humanitario en Siria, advirtió que el conflicto desplazará a un millón de personas en Siria hasta finales de 2015, después de que los combates se estén intensificando en gran parte del país, que ya ha entrado en su quinto año de guerra.

El alto funcionario instó a un mayor apoyo internacional para poder mantener a los sirios en su país siempre que sea posible, y advirtió que con el invierno las cosas se recrudecerán.

"A menos que algo grande se haga para resolver este conflicto por medios políticos, el tren humano que ha empezado a salir de Siria y de los barrios seguirá funcionando durante los próximos meses", declaró. "Europa se enfrenta a una situación de refugiados similar a la que llevó a la creación del Acnur en 1950", aseguró, en referencia a la creación de la agencia de refugiados de la ONU, instaurada para ayudar a los desplazados de la Segunda Guerra Mundial.

El Hillo aseveró que "hay que asumir que más refugiados van a llegar a Europa porque los países que hasta ahora los habían acogido generosamente -El Líbano, Jordania, Iraq, Turquía y Egipto- también están llegando a un punto de ruptura".

El conflicto, que ha causado ya más de 250.000 muertes desde 2011, ha obligado a desplazarse a la mitad de todos los sirios, lo que supone cuatro millones de refugiados fuera del país y 7,6 millones más de desplazados dentro.

La guerra contra el presidente Bashar al Asad se ha acelerado este año en varios frentes. Los rebeldes han avanzado contra las fuerzas del Gobierno en el norte y sur del país, mientras que el Estado Islámico combate a los kurdos en el nordeste y las fuerzas de Asad y los rebeldes luchan más al oeste. La lucha también se ha intensificado en Aleppo y Deraa y sus alrededores.

En este contexto, la canciller alemana, Angela Merkel, abogó ayer por la cooperación internacional para poner fin a la guerra en Siria y advirtió que "no habrá ninguna solución al conflicto" sin Estados Unidos, pero tampoco sin Rusia.

Merkel pronunció un discurso en el que hizo referencia a la crisis de los refugiados y a la necesidad de que toda Europa, y no sólo Alemania, asuma su responsabilidad en la acogida. Ante las miles de personas que huyen de Siria, abogó por combatir las causas de la guerra y ratificó el compromiso de Berlín con la coalición internacional que lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI).

Recordó que para encontrar una solución al conflicto resulta imprescindible la cooperación internacional y subrayó la necesidad de implicar a Rusia en ese trabajo conjunto. En la misma línea se posicionó el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, al advertir a Moscú de los riesgos de actuar en solitario y mostrar su confianza en que no dé pasos que favorezcan que continúe la guerra civil en Siria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios