Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Mundo

Al menos 80 muertos en una ofensiva del Ejército sirio en Deir al Zur y Homs

  • Al Asad justifica los ataques en el "deber del Estado" de actuar contra los "delincuentes que violan la ley".

Al menos 80 personas ha muerto en una ofensiva lanzada por el Ejército sirio contra las ciudades de Deir al Zur (noreste) y Haula (provincia de Homs, en el centro), afirmó a un portavoz de los Comités de Coordinación Local, Mohamed al Abdalá.

Al Abdalá explicó que 38 personas fallecieron en Deir el Zur, donde los hospitales privados han sido obligados a cerrar y uno público ha sido rodeado por las tropas, y las otras cuatro murieron en Haula. Por su parte, el grupo opositor La revolución siria contra Bachar al Asad, informó de que el número de personas fallecidas en Haula alcanza las 16 personas, entre ellas cuatro mujeres y un niño.

El portavoz de los Comités denunció, además, que la electricidad, el agua y las telecomunicaciones están cortadas en Deir al Zur, que según él, "vive en una catástrofe". Los habitantes de esta ciudad han tenido que enterrar a dos personas de las que murieron en un parque público, ya que no han logrado llegar al cementerio. Según Al Abdalá, hay redadas de detenciones y muchos francotiradores apostados en los edificios de Haula y Deir al Zur.

Los Comités de Coordinación Local informaron también, a través de su página en Facebook, de la muerte de otras cuatro personas por disparos durante un funeral en Idleb (norte). Además, numerosas personas resultaron heridas por disparos en esta misma ciudad, informaron los Comités, que no precisaron la cifra de éstos. Mientras, en la ciudad de Deraa, en el sur, se han registrado varias detenciones, añadió el grupo opositor.

"Es un deber actuar contra los delincuentes que violan la ley"

Mientras, Bachar al Asad, ha asegurado que es un "deber del Estado" proteger la seguridad de sus ciudadanos y actuar contra los "delincuentes que violan la ley" en su país. Al Asad hizo estas declaraciones tras reunirse en Damasco con el ministro libanés de Asuntos Exteriores, Adnan Mansur, según la agencia oficial siria Sana, en un día en que el Ejército sirio ha intensificado su ofensiva sobre las ciudades rebeldes de Homs (centro) y Deir al Zur (norte).

El presidente dijo que el Estado tiene la obligación de actuar frente a los "delincuentes que violan la ley, cortan carreteras, cierran ciudades y aterrorizan a las familias", para, de ese modo, "proteger la seguridad y la vida de sus ciudadanos". Desde el inicio de las protestas contra el régimen el pasado marzo, las autoridades sirias han difundido la tesis de que las manifestaciones son obra de grupos terroristas y de alborotadores, teledirigidos desde el exterior del país en una conspiración para desestabilizar Siria. Además, Al Asad destacó que su país "continúa en el camino de las reformas con pasos firmes".

En la reunión abordaron también la situación en Líbano con el nuevo Gobierno, y, según Sana, Mansur expresó al líder sirio "el rechazo total de su país a las tentativas de injerencia externa en los asuntos internos de Siria". El Líbano fue el único país dentro del Consejo de Seguridad de la ONU que se abstuvo la semana pasada de apoyar una declaración de condena a la violencia en Siria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios