De Anatolia a Andalucía | Crítica Viento del Oriente Prójimo

Berk Gürman inauguró el ciclo 'Flamenco Tres Culturas'. Berk Gürman inauguró el ciclo 'Flamenco Tres Culturas'.

Berk Gürman inauguró el ciclo 'Flamenco Tres Culturas'. / Bienal de Flamenco

Turquía es sin duda la primera potencia mundial en lo que a instrumentos de cuerda pulsada se refiere. Y no me refiero solamente a la cantidad y calidad de músicos de este género que hay, también a lo vivos que están sus instrumentos tradicionales y de la idolatría que generan sus intérpretes más conocidos en todo el país. No solo el baglama, que es el instrumento más importante del país, tanto para la interpretación no profesional como para los virtuosos, también el laúd y la guitarra sin trastes gozan de enorme reconocimiento. De hecho, cuando el maestro Tomatito decidió grabar un tema turco se decidió por una composición del gran Erkan Ogur, todo un referente mundial de la guitarra sin trastes.

A pesar de esta abundancia instrumental en su entorno natural, Gürman ha inclinado sus aficiones musicales hacia la guitarra jonda. El turco, asentado en Córdoba, fue el encargado de inaugurar el ciclo Flamenco Tres Culturas que programa la Bienal de Flamenco en la sede de la Fundación Tres Culturas. El título de la propuesta alude a su propia peripecia vital y también al recorrido musical que hizo en este concierto. Gürman utiliza las técnicas de la guitarra flamenca para adaptar temas tradicionales turcos y algunas composiciones propias, aprovechando las afinidades rítmicas de bulerías, tangos, fandangos, etc. Incluso taranta y cartagenera sonaron anoche en este concierto.

Un mestizaje cultural, el de la música tradicional turca y el flamenco, que tendrá este otoño todo un hito con la publicación del primer disco flamenco del guitarrista de Estambul Kerem.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios