Equipamientos Así será el nuevo centro cívico de Los Bermejales

EXIT | CRÍTICA

Tenebrae factae sunt Hispali

Exit entre tinieblas.

Exit entre tinieblas. / Luis Ollero

Fue como un moderno y laico Oficio de Tinieblas. No habían transcurrido ni diez minutos del concierto cuando las luces de la Sala Silvio decidieron ausentarse, como aquellas Luces que en el siglo XVIII (corazón cronológico del concierto) pasaron de soslayo por Sevilla para salir espaventadas tras el proceso inquisitorial de Olavide y toda la oleada reaccionaria que sobrevino después en esta ciudad. No hubo manera de recuperar la iluminación y hasta las luces de emergencia fueron, como en un tenebrario virtual, apagándose una tras otras, hasta dejar la sala a dos velas. Bueno, a cuatro luces led con las que los músicos siguieron adelante. Parece divertido, pero la circunstancia esconde la dejadez del Ayuntamiento para con el mantenimiento del Espacio Turina, el de más alta ocupación cultural de la ciudad, sí, pero con la climatización funcionando a medias y el sistema eléctrico hecho unos zorros.

Afortunadamente, el grupo Exit aportó la luminosidad de un programa trenzado en torno a la figura de Arcangelo Corelli y sus secuelas. Grupo sobresaliente por su manera de abordar estas músicas, distinguiendo en materia de color entre el brillo de la música italiana y la elegancia más sedosa de la francesa, con la cual exhibieron una mayor ligereza en la articulación y una mayor sinuosidad en el fraseo. La conjunción fue siempre perfecta, con un Resche-Caserta impecable en ornamentaciones y agilidades, de sonido radiante y una Martin soberbia en el continuo y espectacular en la Passacaille de Haendel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios